Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La entrevista a De la Rúa desata una bronca

El Poder Judicial aplaza el reglamento de nombramientos por una 'filtración'

El Consejo General del Poder Judicial ha pospuesto la aprobación de uno de sus proyectos estrella -el reglamento que regula los nombramientos de altos cargos de la judicatura- tras la amenaza de los vocales conservadores del Consejo de votar en contra.

Pese a que el texto de ese reglamento había sido consensuado en los últimos meses por vocales de ambos grupos -conservador y progresista- e incluso inicialmente se había previsto elevarlo para su aprobación al pleno del pasado jueves, el Consejo decidió sacar ese punto del orden del día. El motivo, una bronca derivada de la publicación en este periódico de algunos pasajes de la entrevista a la que recientemente fue sometido en el Consejo el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), Juan Luis de la Rúa, que aspira a un nuevo mandato. Algunos vocales, especialmente de las filas conservadoras, se quejaron de lo que llaman filtración y exigieron una investigación interna.

Algunos vocales llegaron a pedir la supresión de este tipo de 'exámenes'

EL PAÍS reconstruyó el pasado 12 de noviembre una parte del contenido de la entrevista a De la Rúa tras dialogar con diferentes vocales -de ambos grupos- presentes en algún momento de la larga entrevista a la que fue sometido. Al menos una decena de vocales y técnicos del Consejo asistió a la entrevista de De la Rúa, muy tensa en algunos momentos En ella, el todavía presidente del TSJCV dejó entrever que no se había abstenido en las diligencias del caso Camps porque su amistad con el presidente valenciano sólo era "institucional".

Según fuentes del Poder Judicial, quienes abrieron la bronca fueron varios vocales conservadores. Existen vocales en ambas corrientes del Poder Judicial que, en privado, se han mostrado partidarios de que estas entrevistas sean públicas, puesto que "la ciudadanía tiene derecho a conocer los proyectos de quienes aspiran a ser altos cargos judiciales de sus regiones", según resume uno de ellos.

La trifulca ya ha tenido una primera consecuencia: la retirada del orden del día de la aprobación del reglamento que regula esta suerte de exámenes orales y los criterios que deben cumplir los jueces que aspiran a un alto cargo judicial.

Algunos vocales conservadores incluso llegaron a pedir en el pleno del jueves, sin éxito, la supresión de las entrevistas del reglamento y que el Consejo pidiera perdón públicamente a De la Rúa. Fuentes del Consejo se preguntan qué diferencia hay entre dar publicidad a una parte del contenido de esa entrevista a De la Rúa y otras muchas informaciones sobre jueces que también proceden de este órgano. Lo que sí hizo el pleno del jueves fue emitir una nota en la que expresa "su absoluto rechazo a la filtración producida en un medio de comunicación" sobre la entrevista.

Queda, pues, de momento, en el aire la aprobación del citado reglamento, cuya redacción se fijaron como prioridad vocales de ambos grupos al comienzo de su legislatura, en septiembre de 2008, y con el que pretenden evitar situaciones bochornosas como la que sacudió al anterior Consejo con el nombramiento del presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez. Por dos veces, el Tribunal Supremo tumbó su nombramiento al entender que el Consejo no lo había motivado suficientemente.

Las entrevistas -que, en principio, seguirán realizándose dado que existe un acuerdo plenario que las avala- son concebidas como un elemento más para cumplir la exigencia de motivación de nombramientos del Supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de noviembre de 2009