Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis del mundo rural

El campo lleva a la calle su indignación

Decenas de miles de personas protagonizan la mayor protesta agraria en décadas - Los manifestantes exigen medidas que garanticen el futuro del sector

El campo tomó Madrid. Decenas de miles de agricultores y ganaderos se manifestaron ayer en la segunda jornada de protestas convocada por las organizaciones agrarias Asaja, UPA y COAG en defensa de una política en el ámbito español y comunitario que asegure el futuro del sector agrario y del medio rural. La de ayer fue la mayor movilización del campo en las últimas décadas, superior a la Marcha Verde de 1993, y a la protesta por la reforma del mercado del aceite de oliva de 1998.

Los convocantes, que decían estar sobrepasados por el éxito de la protesta, aseguran haber reunido a 200.000 personas. Los cálculos de este periódico reducen la cifra a 77.500. Y la agencia Efe, que utiliza un sistema de cómputo "persona a persona", tira aún más por lo bajo dejando los manifestantes en 12.500. Ni la Delegación del Gobierno ni la Comunidad de Madrid hicieron pública ninguna estimación.

Los sindicatos se negaron a entrar en el ministerio por la ausencia de Espinosa

Al término de la manifestación, los sindicatos renunciaron a entrevistarse con la secretaria general del Medio Rural, Alicia Villauriz, y con el subsecretario del ministerio, Santiago Menéndez, por considerar que en un día como el de ayer debería haber estado presente la ministra, Elena Espinosa, como muestra de respeto al medio rural. El sector acusa a Espinosa de estar al margen y no enterarse de lo que pasa en el campo, de mantener una visión triunfalista y de no defender los intereses del sector frente a las decisiones perjudiciales que se toman en otros ministerios. Asistieron a la marcha la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y el líder de Izquierda Unida, Cayo Lara, un viejo dirigente sindical de COAG. Los convocantes agradecen a los partidos de la oposición su presencia en la protesta, pero reclaman una política de defensa más activa.

En Madrid se dieron cita los trabajadores de un sector acosado por el hundimiento de los precios y por un campo cada vez más despoblado. Ganaderos de leche, productores de frutas, hortalizas y cítricos, cerealistas... Todos se quejaban de unos precios por los suelos. Por ejemplo: a los olivareros la recogida les cuesta una media de 16 céntimos por kilo de aceitunas. Y ese kilo lo venden a 30 céntimos. Otro: a los regantes se les ha incrementado en más de un 60% la tarifa eléctrica de riego. Y los jubilados denuncian que siguen al pie de la explotación por la falta de relevo entre los jóvenes.

La masiva manifestación bajo el lema El campo se arruina, exigimos soluciones estuvo encabezada por los secretarios generales de COAG, Miguel López, de UPA, Lorenzo Ramos, y por el presidente de Asaja, Pedro Barato. Los gritos de los manifestantes reclamaban la dimisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y de la ministra de Elena Espinosa.

Lorenzo Ramos, de UPA, federación de UGT, reclamó una política agraria que permita a agricultores y ganaderos unos ingresos dignos para seguir en la actividad y evitar el abandono del campo. El responsable de UPA aseguró que se trata de un problema estratégico que merecería una mayor atención del Gobierno. Ramos denunció el dominio del sector de la distribución frente al agrario y pidió el cambio de la normativa sobre Competencia para que se posibilite negociar unos precios ajustados a los costes de producción. El dirigente de UPA considera, además, que el futuro del sector pasa por una Política Agraria Común (PAC) estable y exigió que la reforma prevista para 2013 no elimine los mecanismos de regulación y las ayudas.

El dirigente de COAG, Miguel López, pidió la dimisión de la ministra y la restauración del Ministerio de Agricultura independiente de Medio Ambiente. Denunció los acuerdos con terceros países, el poder de los especuladores en la cadena de distribución y pidió reconocer el sector agrario como estratégico. Pedro Barato, de Asaja, exigió para el campo medidas de ayuda como las aprobadas por el Gobierno para la banca o el sector del automóvil y reclamó un nuevo marco de regulación.

Alicia Villauriz, que ejerció como portavoz del ministerio, reconoció los problemas de precios en el campo, pero también recalcó que el sector recibe cada año 7.000 millones de euros. La responsable gubernamental mostró la disposición del departamento a dialogar y señaló que trabajan para que Bruselas mantenga la PAC más allá de 2013.

Demandas

- Precios justos para los productos agrarios y una mayor regulación de los mercados frente a la política de desmantelamiento de Bruselas.

- Transparencia en los precios de los medios de producción y un nuevo marco de las tarifas eléctricas para el campo.

- Fiscalidad adecuada en materia de IVA y de módulos.

- Plan financiero y refinanciación de la deuda.

- Política Agrícola Común estable, que asegure la viabilidad del sector más allá de 2013.

- Apoyo al sector agrario para adaptarse a las consecuencias del cambio climático.

- Apoyo a las energías renovables que tengan como base al campo.

- Plan de concentración de oferta e integración cooperativa para evolucionar hacia un modelo de cooperativismo más fuerte y competitivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de noviembre de 2009

Más información