Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Jeanne-Claude, esposa y pareja artística de Christo

Envolvió junto a su marido y pareja profesional, Christo, el Parlamento alemán en Berlín o el Pont Neuf de París. En Nueva York vivió, quizá, uno de los hitos de su carrera artística al decorar Central Park con 7.500 puertas de casi cinco metros de alto tocadas con telas de color azafrán. Más de cinco millones de personas visitaron The Gates en 2003. La artista francesa Jeanne-Claude murió el 18 de noviembre en un hospital de Manhattan víctima de un derrame cerebral. Tenía 74 años. "Anoche

murió una de las artistas neoyorquinas más importantes", declaró el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg. En 1964, se había asentado junto al artista de origen búlgaro Christo en la Gran Manzana.

Jeanne-Claude Denat de Guillebon nació el 13 de junio de 1935 -el mismo día que su marido- en Casablanca (Marruecos). Vivió en Francia, Suiza y Túnez. En París conoció a Christo en 1958. Desde entonces compartieron vida personal y profesional. Consideraban cada proyecto "como un hijo", aunque para ella su obra favorita siempre era "la siguiente". En su página web Christo se declaraba ayer "muy apenado" pero que el compromiso de ambos está intacto: "El arte de Christo y Jeanne-Claude continuará". Así, seguirán los trabajos que la pareja tenía entre manos: Over The River, para cubrir diez kilómetros del río Arkansas en Colorado, y Mastaba, la construcción, con 410.000 barriles de petróleo, de una pirámide mayor que la de Gizeh en los Emiratos Árabes Unidos.

Para establecer una marca y evitar confusiones entre marchantes y público, la pareja decidió utilizar sólo el nombre de Christo. Sólo utilizaron el nombre de ambos en una retrospectiva en 1994. La costa australiana en 1969; una muralla romana en Italia en 1974; el gran Cañón del Colorado en 1972; las islas de Cayo Vizcaíno en Miami; las sombrillas gigantes en California o Japón fueron muestra de la concepción de arte público de esta pareja. En España no llegaron a dejar su huella tras los intentos fallidos por embalar la Puerta de Alcalá en Madrid o el monumento de Cristóbal Colón en Barcelona. El cuerpo de la mujer de radiante pelo rojo y los dedos de las manos cubiertos por anillos de oro será donado a la ciencia, según su deseo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 2009