Reportaje:

Serie Z en familia

Javi Camino realiza películas 'gore' con su madre como actriz fetiche

"Estaba en casa haciendo la tortilla, y un día empezó a grabarme y a darme instrucciones". Esta frase podría pertenecer a algún diálogo del mejor Almodóvar de los 80, pero es de Pilar Miguélez, una madre que cuenta así sus inicios como actriz en las películas dirigidas por su hijo, Javi Camino. Lo curioso del caso es que son películas gore, en las que nunca falta un buen chorro de sangre y, por lo que se puede constatar, con gran aceptación en los circuitos del género.

Javi Camino (Santiago, 1982), está considerado por las webs especializadas, como "uno de los directores más prometedores del género en España". Su primera película, Maldito Bastardo, en la que por supuesto su madre es una de las protagonistas, se ha proyectado en festivales de medio mundo: desde varias ciudades de Estados Unidos hasta Sudáfrica, pasando por Argentina, Alemania o Inglaterra. El título es muy similar al de la última película de Tarantino, pero Camino recuerda que él hizo la suya mucho antes, aunque reconoce que "tampoco está mal". "Igual alguno que ve la mía por equivocación", añade.

'Maldito Bastardo' se rodó en tres años, sólo domingos y festivos
"La gente se sorprende cuando me ve trabajando en Correos"

El título tendrá similitudes con la obra de Tarantino, pero es muy probable que el plan de rodaje no guarde paralelismo con el de ninguna otra película en el mundo: Maldito Bastardo se rodó durante tres años, sólo en fines de semana y festivos. Y siempre con el garaje de la familia como plató principal. "Parece raro, pero tiene sus ventajas. Si ruedas en tu misma casa y con tu madre, en cualquier rato libre puedes pedirle que baje a hacer una secuencia al garaje", explica Camino sobre este novedoso plan de rodaje. En la película también participaron otros actores profesionales como Tamar Novas o Juanillo Esteban, pero en la mayoría de las secuencias tenía protagonismo Pilar Miguélez. La disponibilidad de la madre-actriz estuvo condicionada por su trabajo diario como funcionaria de Correos. El dato sería irrelevante si no fuese porque desarrolla su trabajo de cara al público, lo que hace que los seguidores de estas películas la reconozcan en la oficina. "Algunos se quedan viendo con cara de sorpresa, y otros hasta me han pedido autógrafos", comenta con cierto orgullo, sospechando que parte de su fama se deba a un vídeo de promoción de la película, titulado Radioactividad, que ha circulado con fluidez por Internet.

Maldito Bastardo es una secuela de La consulta del doctor Natalio, un cortometraje anterior, que supuso el estreno cinematográfico de la madre del director. "Pensamos en contratar una actriz, pero leyó el guión y dijo que lo podía intentar ella. Probamos y lo bordó, con lo cual ahorramos dinero y ganamos en logística", recuerda Javi Camino sobre el primer corto que hizo su madre.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Este estudiante de periodismo guioniza, dirige, graba, monta y posproduce. Todo sin salir de su casa: en una habitación la edición, en otra vestuario, y en el garaje los decorados y el plató. "El garaje está atiborrado de maderas, cartones pintados, y trozos de decorados. De vez en cuando me cabreo y tiro cosas", comenta Pilar sobre los momentos en que su papel de madre eclipsa al de actriz, aunque también reconoce que le gusta la actitud de su hijo de "hacer lo que le apetece".

El joven realizador compostelano rueda sus trabajos sin solicitar ayudas ni subvenciones, un modelo en el que no cree demasiado, aunque a veces lo ha intentado. "En mi último corto gasté 150 euros en dossiers, y total para nada. Decidí hacerlo con mis colegas, y acabé gastando 50 euros, porque los necesitábamos en efectos para la sangre", explica Camino. El corto se titula Un chico raro, y empezó a enviarlo a festivales hace un par de meses, con tan buena suerte que fue seleccionado en Sitges, la meca española del cine fantástico, donde se presentaron 400 cortometrajes, y sólo 15 fueron elegidos. El filme, que se exhibirá este mes en Cineuropa, narra una historia alrededor de un fantasioso acosador, interpretado por Toni Junyent. Junyent, al que Camino conoció en foros de Internet, tiene en la vida real una rara enfermedad, denominada síndrome Moebius, que le impide expresarse con claridad, y obliga a subtitular sus diálogos.

Camino ha seguido ampliando el elenco en el entorno familiar. En este trabajo su madre tiene un pequeño papel, pero en la mayoría de las secuencias sale también su novia, que firma en los créditos Stela Kaminova. No se sabe si es, una vez más, por la escasez de recursos para contratar actores, o porque su madre, siguiendo el paralelismo con actrices que empiezan a tener un cierto éxito, se ha vuelto reivindicativa: "Siempre me saca en papeles de marginales, y a mí me apetece lucirme más en algún papel de señora elegante o algo por el estilo". Y de paso confirma que ya ha tenido ofertas de una productora para rodar otra película.

Pilar Miguélez y su hijo, el realizador Javi Camino, en el bajo de su casa, donde rodaron <i>Maldito Bastardo</i>.
Pilar Miguélez y su hijo, el realizador Javi Camino, en el bajo de su casa, donde rodaron <i>Maldito Bastardo</i>.ANDRÉS FRAGA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS