Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ciudadanos podrán escoger médico y enfermera antes de marzo

La Asamblea aprueba hoy la ley de libre elección con la oposición en contra

Elegir médico de cabecera, pediatra, enfermera, especialista y hospital será posible antes del próximo marzo. Es un compromiso del consejero de Sanidad, Juan José Güemes, porque el proyecto de Ley de Libertad de Elección en la Sanidad -que hoy debate la Asamblea de Madrid y saldrá adelante previsiblemente con los votos del PP (64 de 120 diputados)- aún requiere de un reglamento para que comience a funcionar. "Los decretos estarán en el primer trimestre", dijo ayer el consejero. Éstas son las claves de cómo afectará a los ciudadanos:

- El dinero sigue al paciente. Es la máxima que resume la filosofía de la remodelación del sistema sanitario. Los centros van a tener que competir entre ellos, de forma que los que se gestionen de forma más eficiente recibirán más recursos. Tendrán que hacer públicos sus resultados para que el usuario pueda comparar y elegir a cuál quiere acudir. Así, los servicios con más demanda, los que consigan más clientes, serán los que reciban más incentivos (dinero).

- ¿Qué se puede elegir? En atención primaria, médico de familia, pediatra y enfermero "sin necesidad de justificación alguna", según la ley. En especializada, se podrá escoger cualquier médico de cualquier hospital o centro de especialidades de la red pública, pero en ese caso el procedimiento lo detallará el futuro reglamento. Según la ley, para elegir se tendrá en cuenta "el grado de especialización" de los médicos de cada servicio. El diputado popular Javier Rodríguez lo explica: "Dentro de un mismo servicio, puede haber especialistas en determinadas áreas. El paciente será avisado si el especialista elegido no es el adecuado para su dolencia y se le indicará quién lo es".

- ¿Cómo se puede pedir el cambio? Por defecto, cada ciudadano tiene unos profesionales ya asignados. Si quiere cambiar, debe ir a su centro de salud (atención al paciente) y pedirlo.

- ¿Qué información habrá para poder elegir? Los pacientes tendrán "información transparente, completa y rigurosa", promete Güemes, que asegura que parte de ella ya se puede consultar. Lo único disponible es una clasificación de hospitales hecha con encuestas a usuarios en 2008.

- ¿Qué supone la creación de un área única? La Ley de Libre Elección suprime las 11 áreas sanitarias en las que se divide actualmente la región, cada una con un gerente, y crea una sola en la que se integran más de seis millones de habitantes. El desmantelamiento de la estructura actual supondrá que la plantilla se reducirá en 544 profesionales. "Serán reubicados mediante un concurso de movilidad interna", afirma Sanidad.

- ¿Afectará a la segunda opinión médica? Una de las principales críticas de la oposición es que la norma choca con el derecho a una segunda opinión médica. El artículo 3.5 de la ley dice que "no será posible la elección simultánea de varios especialistas para el mismo proceso clínico". El consejero justifica que se trata de impedir que se pueda acudir a dos especialistas a la vez y subraya que se niega la elección "simultánea", pero no "sucesiva". El diputado socialista Lucas Fernández replica que la segunda opinión médica, que recoge la LOSCAM, aún no está regulada por un reglamento y que, con el nuevo sistema de área única, "si ya has elegido un médico, no puedes elegir otro".

- ¿Qué pasa con las urgencias o la atención a domicilio? Ahí no llega la libre elección. Si usted tiene el especialista en el 12 de Octubre, pero tiene una urgencia y vive en el barrio de Begoña debería acudir a La Paz, donde, obviamente, no le atenderá su médico habitual. Si no se puede desplazar a un hospital, el médico que vaya a su casa será el que esté más cerca, no el que haya elegido. Podría ser que le viera el que tenía asignado inicialmente y rechazó.

- ¿Qué ocurre si muchos eligen al mismo médico? Es una de las incógnitas. Por lo que se sabe, nadie vigilará si los médicos siguen aceptando pacientes (con la nueva ley, cuantos más capten, más dinero recibirán) hasta rozar la saturación. El consejero afirmó en julio que los facultativos de primaria podrán negarse a tener más de 1.500 pacientes a su cargo. Podrán, no deberán. La cifra es "indicativa", dijo Güemes, y se adaptará a la zona en la que esté el centro de salud. No es lo mismo un barrio acomodado, donde buena parte de la población tiene seguro privado, que uno popular y con mucha población anciana.

- ¿Cambiará mucha gente su médico habitual por otro? No. Lo admite la propia consejería, que en el anteproyecto de ley preveía que sólo entre un 5% y un 10% de madrileños ejercerán el derecho en la práctica.

- ¿Se pueden consultar las historias clínicas en todos los centros? Todavía no. Y es necesario. La implantación del sistema que permite acceder a la historia clínica de un paciente desde cualquier centro de salud (AP-Madrid) está estancada, pese a que estaba prevista para 2007.

El PP se queda solo

La discusión de la Ley de Libertad de Elección pasará a la historia porque entre el debate de las enmiendas a la totalidad y el de las parciales han pasado cuatro meses, verano incluido. Eso ha retrasado la promesa de Sanidad de que la ley estaría en otoño. El consejero, Juan José Güemes, aduce que PSM e IU le reprocharon prisas al tramitarla.

En este tiempo, los populares han visto cómo se han quedado solos en su empeño en esta ley. Han recibido el rechazo de la oposición en la Asamblea, en cuyas enmiendas piden sustituir hasta la exposición de motivos. Los socialistas quieren que no se sustituya el modelo vigente de áreas sanitarias. "No ha habido cambios sustantivos en las condiciones sociosanitarias ni demográficas, que hagan conveniente el área única", justifican.

Desde IU, también critican que se rompan los criterios de planificación sanitaria que garantizan un volumen de atención según la población. Aseguran que la libre elección de médico es posible con la ley actual y reclaman un mapa sanitario que ordene los recursos.

La Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad ha criticado que la ley es una "excusa para la privatización". CC OO y UGT reclamaron ayer al Defensor del Pueblo que impugne ante la justicia la norma porque, dicen, incumple la Ley General de Sanidad, que fija que deben crearse áreas de salud por cada 200.000 habitantes. La Federación de Asociaciones de Vecinos (FRAVM) ha recogido casi 9.000 firmas en contra. Y las principales sociedades médicas (también el Colegio de Médicos) firmaron en marzo un alegato, en el que afirman que "afectará gravemente a la calidad, aumentando la masificación y la espera" y que un centro de salud junto al metro o con instalaciones modernas tendrá más pacientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 2009

Más información