La nueva financiación autonómica

El PSOE salvará por la mínima la financiación autonómica

La ley saldrá adelante gracias al apoyo de los dos partidos navarros, a los que no afecta el modelo

La llamada geometría variable dará hoy al Gobierno una nueva alegría. Este escenario permite al PSOE alcanzar acuerdos en el Congreso con distintos grupos pequeños en función de las necesidades, lo que le da un amplio margen de maniobra y le ha permitido no perder ninguna votación relevante. Si todo sale según lo previsto, el Gobierno logrará aprobar por la mínima la reforma de la Ley de Financiación Autonómica, una de las más importantes del Estado. Y esta vez no será el PNV, como en los Presupuestos, sino UPN y Nafarroa Bai -la derecha y la izquierda de Navarra, una comunidad no afectada por esta norma ya que tiene un sistema foral propio- quienes salvarán la votación.

El PP votará en contra porque cree que es un mal modelo, aunque sus comunidades autónomas se abstuvieron cuando se aprobó en el Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado 15 de julio. En ese momento, la madrileña Esperanza Aguirre se quejó amargamente y dijo que en su opinión los Gobiernos del PP deberían haber votado no, como harán hoy los diputados populares. Madrid entiende que el modelo se ha hecho "a la medida de Cataluña".

El PP votará en contra pero sus comunidades esperan el dinero
Los presupuestos pasan al Senado con el respaldo de PSOE, PNV y CC

Más información

Todas las comunidades del PP, pese al voto en contra de sus diputados, recogerán a partir del próximo 1 de enero el dinero que se les ha asignado. Algo parecido sucedió en 2001, pero al contrario: las comunidades del PSOE aceptaron el dinero y los diputados socialistas, entonces en la oposición, votaron en contra en el Congreso.

Lo cierto es que la votación se intuye muy justa. La ley, al ser orgánica, necesita 176 apoyos (mayoría absoluta) para ser aprobada. Los socialistas y quienes apostaron con ellos por este modelo no estarán tranquilos hasta que el marcador del Congreso no señale hoy el voto favorable de 177 diputados. Éste es el número máximo de síes que el Grupo Socialista ha conseguido concitar en torno a la LOFCA, una de las leyes más importantes del Estado, que permitirá a las autonomías un grado de autofinanciación muy notable en plena crisis, al tiempo que establece mecanismos de igualación en la financiación per cápita.

Las negociaciones del portavoz parlamentario, José Antonio Alonso, y del secretario general del grupo socialista, Eduardo Madina, condujeron anoche a la siguiente suma: 169 votos del PSOE; 3 de ERC; 2 de Coalición Canaria; 1 de ICV; 1 de UPN y 1 de NaBai. Los navarros son claves, porque el PSOE buscó el apoyo de Gaspar Llamazares (IU), que acudirá a votar pese a estar enfermo, pero finalmente se abstendrá.

UPN actúa así con reciprocidad, ya que los socialistas navarros apoyan en esa comunidad casi todas sus propuestas. Además, el PSOE ha aprobado varias de sus enmiendas en la tramitación de los Presupuestos en el Congreso. Carlos Salvador, diputado de UPN, explica que no hay nada de fondo rechazable en el texto que se aprobará hoy, una reforma de la LOFCA que marca criterios generales pero no determina el contenido concreto del dinero que corresponderá a cada autonomía.

El acuerdo sobre la nueva financiación autonómica lo trenzó en julio la vicepresidenta Elena Salgado en torno al tripartito catalán (PSC, ERC, ICV). Esto ocasionó el rechazo de CiU, que hoy votará en contra mientras al modelo le llegan muchas críticas por ser excesivamente favorable para Cataluña. A CiU le pareció, y así lo mantendrá hoy su portavoz, Josep Lluís Sánchez Llibre, que su comunidad no obtiene lo que le corresponde.

El portavoz del PP en este asunto, Álvaro Nadal, evitará cualquier mensaje anticatalanista -así lo ha pedido en reuniones internas Alicia Sánchez Camacho, líder del PP catalán- y se concentrará en acusar al Gobierno de no haber sido equitativo y sobre todo de haber planteado un mal modelo que no deja criterios claros. UPyD, con su diputada Rosa Díez al frente, abundará en la tesis de la desigualdad como argumento que recorre también su enmienda de rechazo. El BNG completa el no, con otra enmienda a la totalidad, Su portavoz, Francisco Jorquera, cree que el dinero que le corresponde a Galicia es insuficiente.

El PNV, que ayer era básico en la aprobación de los Presupuestos -que se logró en medio de un gran aplauso al veterano Francisco Fernández Marugán, el negociador socialista de la mayoría de las enmiendas-, no acudirá esta vez al rescate del Gobierno. Se abstendrá porque no le afecta -como Navarra, tiene un sistema foral-.

El PP no sólo tuvo fisuras entre sus principales comunidades, ya que mientras Madrid quería votar no al modelo otras planteaban la abstención, que fue finalmente la posición oficial, decidida por Javier Arenas, con quien Aguirre mantuvo una fuerte discusión. También se le escapó Coalición Canaria, que gobierna con el PP en esta comunidad pero en julio apoyó el modelo y hoy votará a favor. Además, les falló Ceuta, también del PP, ya que su Gobierno votó a favor. El acuerdo consiguió así, por comunidades, un respaldo muy superior al que hoy reflejará la esperada aprobación por la mínima en el Congreso. El PSOE está tranquilo, aunque la llamaba a rebato de sus diputados es total, ya que una indisposición o un error de cualquiera de ellos podría dar al traste con una votación clave.

Tanto en el mes de julio como hoy, los socialistas resaltarán "la incoherencia del PP" porque rechaza este modelo mientras sus comunidades autónomas están a la espera de que se apruebe la ley para firmar la recepción del dinero que les corresponde. Esto es lo que hoy dirá en el pleno del Congreso la diputada Montserrat Colldeforns cuando desde el PP se rechace en la tribuna de oradores este sistema de financiación. De hecho, ella explicará que el PP votó en comisión en contra de una enmienda que permite a las autonomías endeudarse para afrontar gastos corrientes, pero sus autonomías "ya han empezado a hacer uso de esa excepción". Los populares insisten en que el modelo es tan caótico que aún no se sabe cómo se repartirá. Pero lo más importante hoy no serán los argumentos, sino los votos. El lleno será total. Si no lo fuera, el PSOE tendría un problema.

Blanco agiliza el AVE a Pamplona

El mismo día en que el apoyo de UPN a la financiación autonómica hacía respirar a los responsables del Grupo Socialista, José Blanco, número dos del PSOE y ministro de Fomento, estaba en Pamplona con el líder de UPN y presidente navarro, Miguel Sanz, para prometer una agilización de la infraestructura que más interesa a esta comunidad, el AVE a Pamplona desde Zaragoza, adonde ya llega ahora desde Madrid.

La relación de Blanco y Sanz es intensa, y ya fue fundamental hace un año cuando el presidente navarro decidió romper una relación de 16 años con el PP. Sanz había pactado con Blanco que UPN se abstendría en la votación de los Presupuestos como compensación política lógica al hecho de que los socialistas navarros hayan garantizado hasta ahora la estabilidad del Gobierno de UPN en Navarra, que saca prácticamente adelante todas las leyes con su apoyo.

La noche anterior, en Madrid, el PSOE ya había apoyado en la tramitación de los Presupuestos en el Congreso una enmienda para garantizar que la construcción del AVE a Pamplona se agiliza.

Antes de comer con Sanz en la sede del Gobierno navarro, Blanco anunció que antes de que finalice 2010 se iniciará la licitación del corredor ferroviario de Alta Velocidad entre Zaragoza y Castejón, lo que supondría un notable adelanto sobre lo previsto. Las obras, dijo el ministro, empezarán por el tramo entre Cortes y Tudela, y añadió que se podrá contratar con cargo a la partida no regionalizable de Fomento.

La votación de hoy

- PSOE, ERC, IU-ICV, CC, UPN y NaBai, a favor del nuevo modelo de finanación autonómica. El pacto fundamental se fraguó en julio entre el Gobierno y el tripartito catalán (PSC, ICV, ERC), lo que desbloqueó la negociación, un acuerdo al que se sumó CC. Todos ellos sólo suman 175 diputados, a uno de la mayoría absoluta. Por eso el PSOE ha buscado a los dos diputados navarros, de derecha e izquierda, para salvar la votación.

- PP, CiU y BNG se opondrán; el PNV se abstendrá. Los Gobiernos autónomos del PP se abstuvieron en julio y aceptarán el dinero, pero los populares votarán en contra. CiU quedó fuera del pacto pese a que el modelo se ha hecho, según el Gobierno de Madrid, a la medida de Cataluña. El PNV, clave para sacar los Presupuestos, se abstiene porque el modelo no le afecta, y el BNG se opone porque cree que a Galicia le toca muy poco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de noviembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50