Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas dará a España hasta 2013 para reducir el déficit al 3% del PIB

La credibilidad del plan de ajuste del Gobierno y la fragilidad de la economía impulsan a la Comisión a ampliar un año el plazo para enderezar las cuentas

Joaquín Almunia, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, propondrá mañana a la Comisión que autorice extender un año más, hasta 2013, el plazo de tiempo concedido a España para corregir su excesivo déficit presupuestario y cumplir así con el Pacto de Estabilidad, que lo exige por debajo del 3%. La misma medida de clemencia será concedida a otros tres países, todo ellos por haberse tomado en serio la situación y ofrecer credibilidad en la adopción de las medidas de control necesarias, pero enfrentados a un entorno económico hostil que requiere más flexibilidad. Sólo Grecia recibirá una nueva advertencia por su pasividad y no tomar medidas de control.

Almunia mantiene que la economía europea está saliendo de la recesión, pero es consciente también de que la situación es delicada y que no se pueden reclamar esfuerzos imposibles a economías en estado de fragilidad. España, Francia, Grecia, Irlanda y Reino Unido están inmersos desde principios de año en procedimientos de déficit excesivo y sometidos por Bruselas a un calendario para volver a los límites del Pacto de Estabilidad, con su totémico 3% de déficit presupuestario máximo.

Francia, Irlanda y Reino Unido tendrán también un año más de margen

A España y a Francia se les dio de plazo hasta 2012 para enderezar sus cuentas; a Grecia, hasta 2010; a Irlanda, hasta 2013, y a Reino Unido hasta el ejercicio fiscal 2013-2014. Todos han pedido más tiempo dadas las circunstancias adversas y a todos se les va a conceder un año más, excepto a una Grecia que no ha actuado con la diligencia debida y que será reconvenida. Francia, que había pedido dos años más de margen deberá conformase con uno, según fuentes de la Comisión.

A España se le ampliará el plazo hasta 2013, como el propio José Luis Rodríguez Zapatero pidió en público hace unos días en Bruselas. Aun así, España lo tendrá difícil para reducir tanto en sólo cuatro años un déficit que se acerca peligrosamente a los dos dígitos en 2009 (el Gobierno contempla un 9,5% que amenaza con quedarse corto).

"Almunia tiene intención de proponer a la Comisión esa ampliación del plazo para España porque las condiciones lo permiten", señala la fuente. En lo positivo, porque España da credibilidad a sus esfuerzos de conseguir una situación financiera equilibrada (aumento de impuestos, recorte de gasto). En lo negativo, porque el propio Pacto de Estabilidad autoriza la flexibilidad en situaciones de deterioro exógeno. "Excepto Grecia, todos han tomado medidas, que no resultan suficientes por el deterioro de la economía registrado este año", agrega la fuente.

Si para España la medida es satisfactoria por ajustarse a lo solicitado, para Francia la decisión de Almunia de concederle sólo un año es un contratiempo. François Fillon, el primer ministro, adelantó que esperaba reducir el déficit por debajo del umbral del 3% en 2014.

Una UE que empieza a salir de la recesión y que este año verá contraerse a la economía un 4,1% se enfrenta a un 2010 difícil, según la prognosis de la Comisión. Durante los dos primeros trimestres el producto interior bruto de los Veintisiete crecerá apenas al 0,1%, si bien logrará cerrar el año con 0,7% positivo. En 2011, crecerá al 1,6%. El Ejecutivo comunitario pronostica que el déficit del 6,4% previsto para este año, seguirá aumentando hasta el 6,9% en 2010 y retrocederá al 6,5% en 2011.

En ese panorama de nubes y claros, a España le corresponden las sombras. Este año su contracción del 3,7% será menor de la comunitaria, pero cuando casi todos los países de la eurozona estén en 2010 en crecimiento positivo, la economía nacional seguirá con un 0,8% negativo, según las previsiones de Bruselas. Hasta 2011 no empezará a crecer, a una tasa prevista del 1%.

En consonancia con esa situación, el déficit de este año llegará al 11,2%, con ligeras reducciones hasta el 10,1% y el 9,3% en 2010 y 2011. Todavía muy lejos en este último año del 3% que España aparenta querer alcanzar en 2013. Pero las excepciones a las exigencias del Pacto de Estabilidad se pueden prolongar indefinidamente siempre que el país siga tomando medidas serias de contención.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de noviembre de 2009