Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo mantendrá la paga para pensionistas que descalificó Traballo

La Xunta mantiene la paga tras las críticas a su retirada

Una marcha atrás en toda regla. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, rectificó ayer a la conselleira de Traballo, Beatriz Mato, a su portavoz parlamentario, Manuel Ruiz Rivas, e incluso a sí mismo, al anunciar que su Gobierno mantendrá el complemento de 200 euros anuales a más de 50.000 pensiones no contributivas. Lo hizo en un pleno en el Parlamento donde, durante un día entero, cada diputado de la oposición le había reprochado al Gobierno sus "ataques" a la política social y a "quienes menos tienen".

La decisión se conoció el domingo, y desde entonces la Consellería de Traballo, dirigida por Beatriz Mato, defendió la supresión porque, según esgrimió, legalmente, la medida implantada por el bipartito -con un coste anual de 10 millones de euros- no se puede mantener en el tiempo. El lunes, el portavoz del PP en el Parlamento, Manuel Ruiz Rivas, aplaudió la derogación e insistió en cuestionar la legalidad del complemento. La secretaria general de Traballo, Susana López Abella, llegó a minimizar el impacto de la medida porque apenas supone "medio euro al día" para cada pensionista. El martes fue el propio presidente, quien en los pasillos del Parlamento, avaló la decisión de Mato.

La conselleira admite la "marcha atrás" pero el presidente no

El PP cuestionó el lunes la legalidad del complemento que creó el bipartito

Ayer, en cambio, minutos después de que el portavoz del BNG, Carlos Aymerich, recuperase unas palabras de Feijóo en la oposición cuando pedía al bipartito ampliar los fondos para el complemento de pensiones dado que no alcanzaba para sufragar "la subida del pan y de la leche", el jefe del Ejecutigo gallego se comprometió a mantener la paga e incluso a subirla en el mismo porcentaje que las pensiones del Estado.

No se paró ahí. Feijóo espetó al Bloque que "no sabe leer los presupuestos". Y se empeñó en defender que la partida de 10 millones está contemplada en las cuentas del año próximo. No lo está porque el fondo extraordinario de ayudas a los beneficiarios de pensiones no contributivas no figura en el actual presupuesto de la Xunta. El Gobierno gallego deberá acudir al fondo de contingencia que mantiene una dotación similar a la del ejercicio pasado, poco más de 20 millones de euros, pensado para atender imprevistos desde la Administración. Pese a todo, la titular de Traballo, Beatriz Mato, se arrancó a aplaudir como el resto de sus compañeros el anuncio del presidente. Los bancos de la oposición lo recibieron con insultos.

Cuando llegó su turno, el líder del PSdeG, Manuel Vázquez, saludó a Feijóo de mala manera: "Es usted un mentiroso". "Rectifique", le pidió el líder de la oposición, "pero no mienta, diga que la presión social le obliga a dar marcha atrás pero no mienta". Vázquez reclamó además el cese de inmediato de la conselleira de Traballo.No hubo tal. Feijóo, en su última réplica, se limitó a decir que los presupuestos están abiertos y que su Gobierno "sabe escuchar, reflexionar y luego decidir". No llegó a admitir su rectificación.

En ese momento empezó la trastienda en los pasillos. Uno tras otro, los portavoces de los partidos peregrinaron ante los micrófonos para ofrecer su versión. Los de PSOE y BNG ratificaron que el presidente "mintió" en sede parlamentaria. El del PP, Ruiz Rivas, para negarlo y desdecirse en el mismo escenario de lo que había aplaudido 48 horas antes. El diputado popular añadió que Feijóo se limita a "tranquilizar a los 50.600 gallegos" perceptores de la ayuda de la Xunta, "a los que se había asustado". ¿Es la función del presidente tranquilizar a quienes va asustando la Consellería de Traballo?, se le preguntó . "La ley", dijo Ruiz Rivas, "defiende la vía elegida por la conselleira de Traballo, pero para 2010 son más necesarios los 200 euros". Así que la eliminación de la paga "sigue en estudio, pero se pospone para ejercicios posteriores", concluyó.

Pasaron un par de horas, con tiempo a que Mato abandonase el hemiciclo y se presentase en un acto en A Coruña, y desde allí la conselleira explicó que el cambio de postura se había fraguado el martes en una reunión en la que participaron ella misma y Feijóo. Admitió "la marcha atrás" y aprovechó para culpar de todo a Zapatero. La subida del IVA, explicó, hace más necesarios en este momento los 200 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de octubre de 2009