Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

16 canciones para comprar camellas

Actores y músicos graban un disco para ayudar al pueblo saharaui

"Puede producir risa", avisa el actor Santi Millán, pero la razón por la que 16 actores se hayan aliado con 16 músicos para grabar un disco de versiones es comprar camellas para el Sáhara. Sí, camellas.

Daba ayer más detalles el periodista Jon Sistiaga, durante la presentación del álbum. "Se ha hecho una labor de investigación y documentación para ver qué cosas concretas se necesitan en la antigua colonia española", explicaba. "Hacen falta camellas por tres razones: para el transporte de personas, la leche y la carne que proporcionan". Sistiaga hablaba de X1Fin, juntos por el Sáhara, el último intento de varios artistas por comprometerse por una causa solidaria materializado en un disco en el que actores y músicos versionan juntos sus canciones favoritas.

"Una cara bonita sin nada detrás puede hacer más daño", dice Cristina del Valle

Pero, ¿por qué se ha elegido el Sáhara y no otra causa? "¿Por qué no?", replicaba en la presentación David Muñoz, de Estopa, que ha grabado junto a Santi Millán la canción Pacto entre caballeros, de Joaquín Sabina. "Tenemos una deuda pendiente con ese pueblo que dejaron nuestros abuelos", continúa David.

Lo cierto es que se ha elegido el Sáhara no sólo porque la idea le gustaba a Paco Martín, director de Sony BMG, la discográfica que edita el disco, sino también porque ya existen unos cauces y una infraestructura de colaboración con el pueblo saharaui. Un ejemplo es el Festival de Cine del Sáhara que se celebra desde hace cinco años en los campamentos de refugiados y que este año ha contado con la asistencia del actor Javier Bardem.

¿Qué lleva a los artistas a involucrarse en proyectos solidarios? "Una cara conocida puede hacer que el proyecto llegue a más gente y se consiga más dinero para ayudar", decía Lamari, de Chambao, cuando fundó Voces, un proyecto que participa de refilón en este disco y que desde hace tres años recluta a caras conocidas para poner en marcha escuelas musicales para niños con graves problemas de desestructuración.

En X1Fin, juntos por el Sáhara, además de comprobar las cualidades vocales de actores como Edu Soto, el neng de Castefa (que canta Como yo te amo, de Raphael, junto a Conchita), Lluvia Rojo o Blanca Romero, se pretende que todo el dinero recaudado por la venta del disco y por el concierto de presentación -17 de noviembre, en el Circo Price- se destine a causas concretas y no quede en sólo buenas intenciones abstractas. "Hay demasiados proyectos solidarios que abusan de la buena gente", explica Sistiaga. Para evitar que éste sea uno más, el periodista y Santi Millán viajarán el próximo martes al Sáhara para hacer un reportaje sobre las necesidades reales de los que allí viven.

Queda claro que la buena intención es una de las razones por la que se ponen en práctica estos movimientos que mezclan el arte con la solidaridad.

Sabe mucho del tema Cristina del Valle, que ha puesto su carrera musical en solitario, al margen de Amistades peligrosas, al servicio de causas solidarias. Preside la Plataforma de Mujeres Artistas en contra de la Violencia de Género y reflexiona sobre el papel de los artistas en este tipo de campañas. "Una cara bonita, sin nada detrás, puede hacer más daño. Lo fundamental en estas acciones es ir de la mano de expertos. La labor nuestra es de hacer de altavoz", afirma Cristina.

La sorpresa musical de X1Fin, juntos por el Sáhara la pone la versión de La leyenda del tiempo, de Camarón que hacen Poncho K y el actor Juan José Ballesta a la guitarra. Todavía es pronto para saber los resultados concretos que cosechará el disco. "Está claro es que no podemos presentarnos allí con una sola camella", decía ayer, medio en broma medio en serio, Santi Millán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de octubre de 2009