Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Vega reta al líder valenciano a ir a los tribunales si tiene pruebas contra el Gobierno

El intento del presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, de desviar el caso Gürtel no ha gustado nada al Gobierno. Sobre todo porque Camps deslizó que El Bigotes y sus socios "parece que son amigos de La Moncloa y que La Moncloa les adjudica obras a lo largo de este año".

Un ataque de esta envergadura obligó ayer a que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, adoptara una actitud beligerante contra Camps, al que acusó de "eludir responsabilidades" a costa de "seguir mintiendo" con sus "bochornosas" declaraciones.

Camps desorbitó una información conocida días atrás del auto del caso Gürtel, por la que la responsable de coordinación informativa de La Moncloa, la leonesa Angélica Rubio, recibió al empresario leonés Martínez Parra, conocido, a su vez, de Francisco Correa. Rubio ha reiterado que escuchó a Martínez Parra, pero que no hubo nada más y recuerda, como prueba, que su empresa entró en suspensión de pagos.

Fernández de la Vega se encaró a Camps y le dijo que si tiene constancia de que el Gobierno ha cometido alguna irregularidad "ya sabe dónde tiene que ir". También le reclamó que demuestre "más responsabilidad, menos desfachatez y menos desvergüenza", ya que la investigación policial y judicial empezó por una denuncia de un militante del PP y "lo ocurrido afecta exclusivamente" a este partido.

A su vez, el delegado del Gobierno en la Comunidad valenciana, Ricardo Peralta, vaticinó ayer que Camps acabará "crucificado políticamente" por "dos ges": vestirse de gala y vestirse gratis. La víspera, Camps dijo que el PSOE perderá el Gobierno por las ges del GAL y de Gürtel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de octubre de 2009