Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Puerto de Bilbao pone en marcha otro plan contra el cupo de camioneros

Los transportistas se inclinan en principio por asumir el nuevo modelo

El Puerto de Bilbao está trabajando en un nuevo plan para acabar con el monopolio en el transporte de las mercancías por carretera. El presidente de la Autoridad Portuaria, José Ramón de la Fuente, ha iniciado ya un proceso de conversaciones con todas las partes implicadas, desde los transportistas a los empresarios, y ha recibido el mensaje de que se debe cambiar el modelo actual, según fuentes portuarias.

El cuestionado sistema del transporte del Puerto de Bilbao, el cuarto en España en tráfico de mercancías (más de 38 millones de toneladas en 2008), lleva funcionando 15 años. En 1994, después de la fuerte crisis sufrida por el sector, los camioneros se convirtieron en autónomos y montaron un sistema cerrado de reparto del trabajo. De esta forma, las empresas se ven obligadas a contratar con un grupo concreto de chóferes, sin poder recurrir a otros camioneros.

15 años de modelo

- El cuestionado sistema del transporte de mercancías por carretera del Puerto de Bilbao se remonta a 1994, cuando la crisis del sector hizo que los camioneros que trabajaban en el recinto portuario se convirtiesen en autónomos y creasen un sistema cerrado de reparto del trabajo.

- En 2002, el Tribunal de Defensa de la Competnecia concluyó que el sistema era ilegal e impuso una multa de 1,2 millones a Sintrabi.

- En 2004, el Gobierno creó una mesa para garantizar la libre competencia, pero no hubo ningún avance y el modelo ha seguido invariable hasta hoy.

El nuevo plan pondrá punto final a la figura del comisionado

El Gobierno encabezó en 2004 una iniciativa para acabar con este cupo, que pasaba básicamente por la concentración de los autónomos en empresas. El Ejecutivo creó un mediador especial, el llamado comisionado, y una comisión en que participan una veintena de entidades (todas las que trabajan en el Puerto), pero sin ningún avance, ya que cada parte se limitó simplemente a exponer sus opiniones.

El Gobierno llegó a presentar una oferta económica. Uno de los escollos es que el sistema de cupo ha creado un mercado de licencias por trabajar en el Puerto y por las últimas se han pagado hasta 84.000 euros. El Ejecutivo ofreció abonar hasta 25.000 euros por camionero, pero la propuesta fue rechazada por los sindicatos Sintrabi y Egas, que suman a la gran mayoría de los 1.200 profesionales que trabajan en el recinto portuario bilbaíno.

Ahora se quiere volver a solucionar el entuerto, aunque con muchos cambios de entrada. El Departamento de Transportes, que encabezó el anterior plan, ha delegado la tarea en el presidente del Puerto y la figura del comisionado se da ya por finiquitada. "Fue valioso en su momento, pero ya hizo su función. En el nuevo plan, no tendría mucho sentido", señalan las fuentes informantes.

La labor del comisionado, Rafael Puntonet, fue muy cuestionada, ya que presentó un documento sin ningún consenso para fijar la libre competencia desde el 1 de enero de 2008. Como se preveía, el modelo permaneció inalterable. La crisis, que también ha llegado al Puerto -ha perdido este año un 19% de tráfico de mercancías-, puede acelerar el cambio, según el análisis que se realiza en la Autoridad Portuaria. Los camioneros han perdido hasta un 40% de trabajo. "Se han dado cuenta de que tenemos que ser competitivos. Ven que les quitan las mercancías que se van a otros puertos. No hay más salida que pactar", abundan dichas fuentes.

Aunque el modelo sigue igual, al menos existe paz social. A ello contribuyó especialmente el archivo de la causa penal abierta por la Audencia Nacional en 2006, tras una espectacular operación policial que supuso la detención de casi 20 sindicalistas y empresarios del Puerto por supuestas prácticas delictivas con el modelo cerrado. La investigación partió de una denuncia del Gobierno vasco en 2005, lo que soliviantó a los camioneros.

El nuevo equipo directivo del Puerto bilbaíno cree que, si se alcanza un acuerdo previo, el problema del pago de las licencias "podría ser solucionable. El mayor problema es que venga un transportista de fuera a dejar su carga y tenga que volver de vacío. Si está libre y existe carga, tiene que volver con mercancía. No se puede decir que vuelva de vacío porque esto es nuestro".

Como ya se comentó en 2004, con el fracasado plan del anterior Gobierno, existe optimismo para cambiar el modelo. "Vamos a hacer algo. La crisis ha despertado el tema y los camioneros se han dado cuenta", concluyen fuentes portuarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 2009