Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra de cuñas urbanísticas en Teo

Alcaldía y PSOE se enzarzan en un duelo de reproches por el Plan Xeral

Hoy, lejos de solucionarse, continuará la ya tradicional guerra municipal en Teo. A media tarde se votará una nueva propuesta del Plan Xeral de Ordenación Urbanística (PXOM) para este ayuntamiento vecino a Santiago. El documento, basado en otro redactado por el PP cuando gobernaba el consistorio hace tres años con un concejal tránsfuga, lleva casi una década parado por la falta de acuerdo entre los grupos, y parece que en esta ocasión tampoco habrá más suerte.

La expectación es tan grande que la votación tendrá lugar en el centro cultural, y no en la casa consistorial. Los cuatro grupos municipales quieren llenar el auditorio. A un lado, el BNG, que gobierna en minoría y quiere obtener el apoyo del resto de grupos al PXOM tras aplicar las modificaciones de la Xunta; y al otro el PP, que dirigió durante años el Ayuntamiento y está cerca de apoyar el documento, explicaba ayer el ex alcalde Armando Blanco. El plan deberá pasar también por los ojos de un concejal independiente y del grupo municipal socialista, ferviente enemigo del documento y capitán de la guerra de cuñas arrojadizas contra la alcaldía que siembran la radio esta semana.

El PSdeG se opone al documento, que considera basado en el del PP

El cruce de anuncios para llamar al pleno rompe con lo ordinario y ejemplifica la oposición de los socialistas al plan del Bloque. Lo han hecho, dice el portavoz del PSdeG, Jano Leis, "para informar a la opinión pública de que iba aprobarse con nocturnidad y alevosía" un PXOM "que no dista nada" del que, hace tres años, no contentaba a nadie. "No se incluyó una sola modificación", apunta el concejal socialista. "Se mantienen viales que pasan por urbanizaciones y otros asuntos a los que nos oponíamos entonces".

Leis defiende la campaña de su grupo contra el alcalde porque, explica, quieren demostrar que el BNG nunca apoyó la postura que ahora defiende. Por eso han recopilado declaraciones del alcalde, Martiño Noriega, y del concejal de Urbanismo, Rafael Sisto, durante un pleno de hace cuatro años, criticando el plan. El alcalde, "asombrado" por la situación, se defiende de lo que define como "sucísima guerra con material descontextualizado". La alcaldía retoma el plan por el bien de Teo, insiste Noriega, "para desbloquear, para no alargar más en el tiempo" la falta de normativa urbanística.

El PXOM ha de pasar siempre el filtro municipal y después el de las distintas consellerías de la Xunta, que pueden encargar modificaciones sobre urbanismo o medioambiente, por ejemplo. Este proceso puede llevar años "¿Qué opción teníamos?", se queja Noriega, "claro que podríamos haber introducido más cambios, pero no queríamos volver a esperar otros nueve años por una respuesta".

El alcalde insiste en que su grupo intentó conciliar posturas mediante una carta remitida hace un mes por el concejal de Urbanismo. En ella se pide que "más allá de distanciamientos políticos evidentes" se intente llegar a un acuerdo entre los dos grupos municipales porque "el PSOE sigue compartiendo posturas políticas de fondo". Para ello, pusieron a disposición de la oposición el plan devuelto por la Xunta, para proponer modificaciones. Para Jano Leis es tarde. Argumenta que "debe ser el alcalde y no Urbanismo quien mande la carta". Se niegan a negociar.

Esta tarde, Teo saldrá de dudas. El PP, con seis ediles, podría apoyar el texto. "Prima por encima de todo que los vecinos no vuelvan a verse paralizados", explica Armando Blanco, que califica como "fuera de lugar" la polémica del BNG con el PSOE, cuyos cuatro concejales están muy lejos de dar el visto bueno al plan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de octubre de 2009