Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convergència acepta negociar la devolución del dinero al Palau

Félix Millet desvió de forma irregular 540.000 euros del Orfeó Catalá hacia una fundación del partido de Artur Mas

A regañadientes y dando todo tipo de rodeos, Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) admitió ayer que está dispuesta a negociar la devolución del dinero del Palau de la Música que el ex presidente de la entidad Fèlix Millet le entregó entre 1999 y 2008 de forma irregular. El secretario general de CDC, Artur Mas, reiteró que los 630.000 euros recibidos del Palau son "legales", pero después de conocer que los nuevos gestores de la institución cultural pedirán su devolución, destacó la "máxima predisposición de la Fundación Trias Fargas [vinculada a CDC] para llegar a todos los acuerdos que haga falta con el Palau de la Música para no perjudicarlo en absoluto".

Pero la devolución no será ni rápida ni fácil. Fuentes de Convergència Democràtica puntualizaron que sólo devolverán el dinero recibido del saqueador del Palau de la Música, Fèlix Millet, si se demuestra que éste "no tenía potestad" para firmar los convenios con la fundación de CDC. Los nacionalistas consideran "altamente improbable" que Millet no tuviera esta potestad, pero fuentes cercanas a la nueva dirección sostienen que si bien éste tenía poderes en la fundación del Palau no los tenía en la Asociación Orfeó Català, de donde salió el dinero hacia la fundación convergente y la entidad de la que se valió sobre todo Millet para desviar fondos.

Seis convenios podrían ser nulos porque no pasaron por la junta del Orfeó

CDC se niega a mostrar los contratos relativos a las donaciones

El Palau cuenta con informes legales que le aconsejan reclamar el dinero, porque seis de los siete convenios firmados pueden ser declarados nulos de pleno derecho al no ser aprobados por la junta de la asociación. Ello supone que la fundación de CDC debería devolver 540.000 de los 630.000 euros que recibió entre 1999 y 2008. Todo un mazazo para una entidad que este año cuenta con un presupuesto de 1,3 millones de euros.

Varios miembros de la junta del Palau de la Música aseguraron ayer no tener constancia de que se hubiera aprobado ningún convenio con la Fundación Trias Fargas. Es más, ayer insistieron en que Millet hizo firmar al tesorero del Palau un certificado por el que el ex presidente tenía poderes para comprar un local comercial por tres millones que cuatro años antes él había adquirido por 1,5 millones. El nuevo equipo gestor del Palau exigió echar atrás esa operación por la misma razón: nunca se votó en junta.

Las fuentes consultadas por este diario mostraron su malestar por que nadie conocía los convenios con CDC. La guinda es un informe de Hacienda que registra un pago mediante un cheque a la Fundación Trias Fargas que se realizó por exactamente la misma cantidad, 90.151,82 euros, en las mismas fechas y que no fue contabilizado ni declarado por Millet. CDC, que primero dijo que cobraba a través de transferencias y ahora dice que lo hacía mediante talones, insistió ayer en que todas las cantidades que cobró fueron declaradas a Hacienda.

A la vista de la situación, Artur Mas optó ayer por acusar a la Fundación Campalans, del Partit dels Socialistes, de haberse financiado con dinero de Caixa Catalunya. El PSC no ha tenido reparos en admitir que la entidad financió la reorganización de su archivo histórico con 50.000 euros. Los socialistas mostraron ayer el convenio firmado con la caja, algo que Convergència Democràtica se ha negado repetidamente a hacer con los firmados entre su fundación y Millet.

Extraños actos electorales

Convergència mantiene que todo el dinero que recibió su fundación de Fèlix Millet tenía un objetivo claro: la promoción de la música popular catalana. Las memorias de actividades de la fundación política cuestionan esta afirmación. En 2006, año en que CDC recibió 60.000 euros del Orfeó de Fèlix Millet, la memoria de la Fundación Trias Fargas no refleja ningún acto de promoción de la música popular. En cambio, la fundación sí organizó aquel ejercicio hasta 15 actos de apoyo a la campaña electoral de Xavier Trias, el candidato de Convergència i Unió a la alcaldía de Barcelona.

Los actos electorales, realizados en el periodo de precampaña, incluyeron la puesta en marcha de una web publicitaria, una docena de actos en todos los distritos de Barcelona, la edición de varios vídeos propagandísticos y hasta una fiesta con sus simpatizantes en una discoteca de Barcelona.

Ninguno de estos actos figura en la memoria que la Trias Fargas entregó al protectorado de fundaciones de la Generalitat. En cambio, sí se incluyeron en la memoria más amplia que la Trias Fargas editó en formato libro para uso interno.

Un portavoz Xavier Trias negó ayer que los actos promocionales del candidato a la alcaldía fueran "actos electorales"; eran, precisó, "un proyecto de participación ciudadana". Según el portavoz, la fundación convergente lo único que hacía era organizar los actos y el que los pagaba era siempre el partido.

Para el portavoz socialista Joan Ferran, en cambio, "queda demostrado que Convergència pagó actos electorales con dinero procedente del Palau".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de octubre de 2009

Más información