Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goirizelaia teme que la crisis acabe complicando la financiación de la UPV

La Universidad pública cerrará 2008 con su primer déficit en el último lustro

El rector de la Universidad del País Vasco (UPV), Iñaki Goirizelaia, aprecia "la sensibilidad" que ha mostrado hasta el momento el Departamento de Educación hacia la institución que dirige, pero asume que su financiación para los próximos años se puede complicar debido a la crisis económica. De momento, para 2010 no se prevé ningún tipo de sobresalto, ya que las cuentas están garantizadas en el Plan Universitario. Sin embargo, esta herramienta finaliza su vigencia a finales del próximo año y desde entonces hay que aprobar el plan 2011-2014, que definirá el nuevo marco de financiación de la educación superior y la investigación.

Goirizelaia compareció ayer ante la Comisión de Educación del Parlamento para dar cuenta de las líneas maestras que guiarán su actuación el próximo curso. Aprovechó su intervención para pedir a los parlamentarios su ayuda y que tengan en cuenta a la UPV en el próximo debate presupuestario. "El Plan Universitario es la clave para lograr una financiación estable como la que hemos disfrutado los últimos años. Es posible que la negociación del nuevo plan 2011-2014 con el Gobierno sea más complicada dada la coyuntura, pero he apreciado un gran interés por parte del Departamento de Educación hacia la UPV", sostuvo. Para reforzar esta sensación, resaltó que el departamento le ha asegurado que no se va a producir ningún recorte de dinero al área de investigación.

La UPV analizará "partida a partida" la propuesta de sus nuevas cuentas

El rector reconoció que la recesión obligará a la UPV a analizar "partida a partida" la propuesta de nuevos presupuestos "para ver cómo hacer un uso más eficaz y austero" de los recursos. En este punto, admitió que se podría producir una "periodificación más adecuada" de las inversiones recogidas en el plan plurianual.

De momento, la liquidación económica del presupuesto de 2008, que será aprobada en breve por el Consejo de Gobierno de la Universidad pública, prevé un déficit del 0,5% sobre un presupuesto inicial de 436 millones de euros, el primero de al menos los últimos cinco años.

El buen dato de matriculación que ha registrado la UPV este curso, con un 9% de aumento en el número de alumnos, no oculta el importante reto al que se enfrenta: la adecuación de todas sus titulaciones a los estudios de grado para el próximo curso. El mapa con las nuevas titulaciones ya ha sido aprobado y en estos momentos está siendo verificado por la agencia española de evaluación universitaria. En total, se impartirán 67 títulos de grado, algunos de ellos repetidos en los distintos campus, lo que configurará una oferta total de 87 titulaciones. El éxito de su implantación descansa en buena medida en el profesorado. "Acordaremos con los departamentos de la UPV la dimensión adecuada de la plantilla para los próximos años", indicó Goirizelaia.

El rector mostró su satisfacción por el hecho de que el 40% de los profesores sea bilingüe, muy cerca del 43% que tiene fijado como objetivo la institución. Ya cuenta con 420 docentes (el 9,5% de la plantilla) acreditados para impartir docencia en lenguas extranjeras, preferentemente en inglés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de octubre de 2009