La defensa de Garzón pide el archivo de la querella 'franquista'

Alega que una prevaricación no pasa inadvertida a 17 jueces

El abogado Gonzalo Martínez-Fresneda, defensor del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en la causa que se instruye contra él en el Tribunal Supremo por investigar el franquismo, solicitó ayer el sobreseimiento de las querellas de Manos Limpias y Libertad e Identidad al no existir "ningún indicio de una supuesta prevaricación". Martínez-Fresneda destaca la "inocultada coincidencia ideológica" de los querellantes con "los responsables de los crímenes masivos" denunciados en el juzgado de Garzón, pero, añade, "eso no basta" para fundamentar "una querella", "ni mucho menos para un procedimiento por prevaricación".

El defensor desmenuza el proceso seguido por Garzón al corresponderle por reparto las denuncias por la desaparición de más de 114.000 personas durante la Guerra Civil, tras comprobar que ningún organismo civil, militar o judicial disponía de "algo que se parezca a un censo de víctimas". Martínez-Fresneda explica que la petición del certificado de defunción de los principales responsables del alzamiento obedeció a que Garzón no tenía constancia de que, al margen de Franco y sus principales generales, los demás que figuraban en la lista estuviesen todos muertos.

Garzón "no fingió desconocer lo que todo el mundo sabe", sino que pidió todos los certificados al considerar que era más correcto que acudir a un conocimiento extraprocesal. "Cuando se denuncia a un responsable nazi en cualquier país civilizado, la respuesta no es archivar de plano la denuncia presuponiendo que está muerto, sino comprobar si está vivo o no", agrega el abogado.

Martínez-Fresneda insiste en que no cabe hablar de prevaricación cuando una resolución judicial se interpreta de forma razonable o al menos jurídicamente defendible y, además, otros tres magistrados de la Audiencia Nacional defendieron la decisión de Garzón.

La defensa del magistrado imputado agrega que todos los jueces tienen la obligación de denunciar los delitos y ninguno de los magistrados del Pleno de la Audiencia lo hizo: "Es imposible hablar de una prevaricación que haya pasado inadvertida a los 17 magistrados de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, ya que todos ellos conocieron las resoluciones de Garzón", concluye el abogado.

En otro escrito, Martínez Fresneda solicita la denegación de las pruebas pedidas Manos Limpias, por "innecesarias y perjudiciales". Dichas pruebas se refieren a una conferencia de Garzón en Bogotá (Colombia) en junio de 2008; el archivo de la querella por los crímenes de Paracuellos y las normas de reparto de la Audiencia Nacional.

Sobre ninguna de esas tres cuestiones existía ningún antecedente en la causa abierta por el Tribunal Supremo a Garzón, hasta que éste fue interrogado por ellas por el juez instructor, Luciano Varela el pasado día 9. El defensor de Garzón señala que antes de ese interrogatorio, la conferencia de Bogotá y las normas de reparto no se habían mencionado en las querellas ni en los autos de admisión. En cuanto a las diligencias por Paracuellos, "no podíamos imaginar que fuera un hecho objeto de la presente causa especial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de octubre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50