Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Alonso toma el relevo de Schumacher

Ferrari ficha por tres temporadas al asturiano y ve en él las condiciones que fraguaron el ciclo glorioso del alemán: un gran icono, un líder carismático y un piloto arrollador

Y llegó el esperado día. Eran aproximadamente las cuatro de la tarde cuando la escudería Ferrari mandó un comunicado en el que se confirmaba la noticia que aguardaba la fórmula 1: el fichaje de Fernando Alonso. El asturiano, de 28 años, ha firmado un contrato para correr con los bólidos rojos los próximos tres años, aunque el acuerdo puede ampliarse a más temporadas. El otro volante de 2010 será para el brasileño Felipe Massa, que estos días ha corrido unas 70 vueltas con un kart tras su grave accidente, mientras que el piloto reserva será Giancarlo Fisichella y Marc Gené seguirá como probador. El sueldo que percibirá Alonso será de 25 millones de euros anuales, lo que le convertirá en el piloto mejor pagado del paddock. Kimi Raikkonen anunciará en breve su fichaje por McLaren Mercedes.

"Un corredor ganador con una personalidad excepcional", le define la marca italiana

"Damos la bienvenida a un piloto ganador, que ha demostrado su calidad con dos títulos mundiales [con Renault en 2005 y 2006]. Fernando tiene una personalidad excepcional", indicó Stefano Domenicali, director de la escudería Ferrari. "Y agradecemos a Raikkonen el trabajo que ha realizado con nosotros, y su aportación en los dos títulos de marcas y el de pilotos que ganó". El finlandés aseguró en el mismo comunicado que se iba "de común acuerdo" con la marca italiana "después de tres años fantásticos y llenos de victorias". Un acuerdo de rescisión que cuesta una indemnización de unos 45 millones de euros y parte de su sueldo en McLaren.

Alonso reconoció que el acuerdo con Montezemolo se firmó el pasado verano y que era para 2011. "Pero las circunstancias han cambiado y hemos decidido avanzar mi llegada a Ferrari", apuntó. El cambio se debe a la insistencia del Banco Santander, que no ha reparado en gastos, en contar con Alonso ya en su primer año como patrocinador de la escudería de Maranello. "Tras la carrera de Abu Dhabi, todos mis esfuerzos serán para Ferrari. Estoy seguro de que, junto a Felipe Massa, sabremos dar grandes alegrías a este equipo", agregó el asturiano.

El impacto causado por la noticia, especialmente en Italia y en España, es similar al producido por la llegada de Michael Schumacher en 1996. El alemán acababa de ganar sus dos primeros títulos mundiales con Benetton y, aunque tardó cuatro años en sacarle rendimiento al coche, se marchó de Ferrari con 72 victorias y otros cinco títulos consecutivos. Es una leyenda y eso no lo borrará nadie. Sin embargo, Alonso llega con la aureola de ser uno de los mejores pilotos del paddock y es, indudablemente, el único con suficiente carisma como para diluir la larga estela del heptacampeón alemán.

Ni Kimi Raikkonen, a pesar de su título en 2007, ni Felipe Massa lo han logrado. Schumacher se marchó de la Scuderia al final de 2006, pero su nombre sigue figurando en la nómina de Ferrari y sus intervenciones en el equipo de F-1 han sido constantes en estos dos últimos años. A punto estuvo incluso de volver a pilotar tras el accidente de Massa. El alemán mantiene su cargo de asesor, pero será difícil que intervenga en la estrategia de carrera de Fernando Alonso, como hizo con Kimi Raikkonen en más de una ocasión con muy poca fortuna. Incluso su presencia en el muro del pit-lane puede ser cuestionada.

La rivalidad entre estos dos grandes pilotos se remonta a 2003, cuando Alonso se subió por primera vez a un Renault oficial. El alemán, entonces, había ganado cuatro títulos, y el español no había tenido un coche competitivo que le permitiera colocarse entre los grandes. "Me ganan los coches, no los pilotos", decía Alonso. Pero en cuanto dispuso de un buen monoplaza, comenzó a ganar carreras. Lo más jugoso del duelo que mantuvieron Alonso y Schumacher se produjo en 2005 y, especialmente, en 2006, porque entonces Renault era ya el mejor coche de la parrilla.

Ahora Alonso toma el relevo de Schumacher como gran icono de Ferrari y líder de gran carisma y personalidad. Esa autoridad moral permite al español llegar con algunos escuderos de peso como su ingeniero de pista en Renault, Remy Taffin, y su fisioterapeuta, Fabrizio Borra. Cuando Alonso coja el volante de un Ferrari el próximo enero, los increíbles logros de Schumacher aparecerán en el horizonte. Alonso será el tercer piloto español en la historia de Ferrari, tras Alfonso de Portago (cinco carreras en 1956 y 1957) y Marc Gené (probador desde 2005). A partir de 2010, todo el peso de la historia de la mítica formación italiana recaerá sobre los hombros de Fernando Alonso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 2009