Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goirigolzarri deja el BBVA tras la decisión de González de no jubilarse

El ex consejero delegado cobrará una pensión anual de tres millones de euros

José Ignacio Goirigolzarri dejará con carácter inmediato el cargo de consejero delegado del BBVA tras la renuncia presentada ayer al consejo de administración de la entidad, al tiempo que aprobaba proponer a la junta de accionistas la ampliación de la jubilación del presidente hasta los 70 años. Esto asegura a Francisco González su permanencia al menos tres años más, hasta los 68. El puesto de consejero delegado lo ocupará Ángel Cano, hasta la fecha responsable del área de Recursos y Medios.

Ante esta situación, Goirigolzarri ha negociado la jubilación anticipada y recibirá una pensión anual de unos tres millones de euros brutos, cantidad que proviene de la media entre los ingresos fijos y variables que cobraba como consejero delegado (4,2 millones). El banco tenía provisionados para la pensión unos 53 millones y una indemnización de 60,9 millones en caso de abandono del banco por razones "de cese por causa que no sea debida a su voluntad", que cobraría de una tacada. No obstante, como ha negociado una renuncia y no un cese, la pensión fijada puede superar dichas cantidades teniendo en cuenta que la esperanza de vida actual es mayor de los 75 años y que Goirigolzarri tiene 55 años, de los que lleva 30 en la entidad -procede del antiguo Bilbao- y ocho como consejero delegado.

La junta ampliará la jubilación del presidente a más de 65 años

Ángel Cano, hasta ahora director de Recursos Humanos, será el 'número dos'

Goirigolzarri fue el elegido por González para ser su número dos tras el escándalo surgido con los dirigentes del antiguo BBV (Emilio Ybarra y Pedro Luis Uriarte) por las cuentas secretas de Jersey que supuso la dimisión de éstos. En ello influyó su condición de vasco y ser hombre bien visto por el PNV en un momento en el que el golpe de mano dado por González con el beneplácito del Gobierno del PP amenazaba con desvasquizar la entidad.

El cambio se precipitó ante el inminente 65 cumpleaños de González el 19 de octubre. Esa edad es la fijada para la jubilación; pero ya había anunciado la ampliación a los 70 años. Sin embargo, Goirigolzarri, que fue delfín de Uriarte, nunca llegó a ocupar la vicepresidencia que dejó su mentor. Y tampoco llegará a presidente, como era su aspiración, tras la decisión de González de permanecer.

En el comunicado del banco, González agradece "el magnífico trabajo realizado en los últimos años bajo el liderazgo de José Ignacio [Goirigolzarri], que nos coloca en una situación privilegiada para aprovechar las oportunidades del nuevo entorno competitivo global y en el que la tecnología va a jugar un papel fundamental". Extraña, en ese sentido, que no presionara para su continuidad. También se habla del "cambio generacional en la gestión del día a día" (pese a que Goirigolzarri sólo tiene siete años más que Cano) para definir su relevo, pero hay diferencias y faltas de sintonía entre los dos máximos ejecutivos.

Sobre la ampliación del mandato, "el consejo considera que el grupo está gestionando de manera excelente la crisis actual y que el nuevo entorno global, con mayores retos pero también con grandes oportunidades, hace imprescindible mantener el actual liderazgo del presidente". El consejo le ha pedido un nuevo esquema de gestión "más innovador, más eficiente y con un mayor foco en el cliente".

En ese contexto encuadra el banco el nombramiento de Ángel Cano, que ha liderado el proyecto Banca de Futuro. Santanderino de 48 años, procede de Argentaria, como González y lleva más de 18 en el grupo, del que ha sido director financiero e interventor general. Comenzó su carrera en Arthur Andersen.

En sustitución de Cano ha sido nombrado Juan Ignacio Apoita, que procede del BBVA, como Ramón Monell, que pasa a Innovación y Tecnología, y Manuel Castro, jefe de gabinete de Goirigolzarri, que va a Riesgos, en sustitución de José Sevilla, un importante ejecutivo y próximo a Goirigolzarri. Como el ya ex consejero delegado, Sevilla fue un fichaje de Uriarte y estaba llamado a ocupar puestos de gran relevancia en el banco

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de septiembre de 2009