Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Donald Fisher, cofundador de la marca GAP

Sus vaqueros son el icono de la moda 'casual'

Donald Fisher era uno de esos empresarios con la capacidad de ver negocio donde aparentemente no lo hay. Y así convirtió una simple tienda de pantalones vaqueros en todo un icono comercial, capaz de influir en la manera de vestir de un país como Estados Unidos. El cofundador de GAP, la popular marca de ropa informal, murió el domingo, 27 de septiembre, a los 81 años, en su residencia en San Francisco, tras una dura batalla contra el cáncer.

Fisher se crió en el seno de una familia de clase media. Estudió en la prestigiosa Universidad de Berkeley, donde resultó ser un gran atleta. Pero al parecer no debía de ser muy buen estudiante, porque, como relata en sus memorias, le pillaron copiando en un examen. Tampoco tenía experiencia en comercio cuando se lanzó al mundo de la moda. Todo fue casual y, como él mismo dijo, fruto "de la fortuna que va con la mala suerte".

Sin talla para él

La idea de crear GAP surgió, de hecho, por la frustración de no encontrar unos vaqueros que le quedaran bien. Tras visitar varias tiendas para poder cambiar unos Levi's, se dio cuenta de que las marcas no tenían todas las tallas en su colección de pantalones. Y, con una inversión inicial de 63.000 dólares, abrió su propio establecimiento, en el que también vendía música. Y así llenó el hueco (gap, en inglés) que había en el mercado.

La compañía fue fundada un verano de 1969 en San Francisco (California), la ciudad que le vio crecer como persona, como emprendedor y filántropo. Es casi imposible encontrar un centro comercial en EE UU donde no haya una de sus tiendas. GAP, propietaria de Banana Republic y Old Navy, cuenta ahora con 3.100 establecimientos en 25 países, que dan empleo a 134.000 personas, y factura 14.500 millones de dólares.

Ése es el legado empresarial que deja este gran pionero en la industria de la moda, que con el estilo informal de su ropa contribuyó a hacer calar en las empresas el concepto del casual Fridays, por el que los empleados pueden ir a trabajar los viernes vestidos con más libertad, combinando un simple pantalón vaquero con una buena camisa o un polo.

Glenn Murphy, presidente ejecutivo de GAP, destacó, por su parte, que Fisher logró convertir la marca en todo un icono cultural que cambió la imagen del comercio. "El fin de una era", señaló Tracy Mullin, presidente de la National Retail Federation, quien dijo que Donald Fisher fue "una persona única en muchas maneras".

Su influencia fue más allá del mundo de los negocios. Junto a su mujer, Doris, fue muy activo en el ámbito de la filantropía y destinó parte de su fortuna a donaciones políticas para financiar las campañas de Arnold Schwarzenegger, George W. Bush o Nancy Pelosi. Y, sobre todo, a la cultura, hasta el punto de tener una de las mayores colecciones del mundo de arte moderno, con más de 1.100 obras, que serán acogidas por el MOMA de San Francisco.

Entre los artistas de renombre en su colección destacan Richard Diebenkorn, Roy Lichtenstein, Andy Warhol o Willem de Kooning. Fisher también está considerado como el artífice de que el equipo de béisbol de los Giants de San Francisco no fuera trasladado a Florida. Su inquebrantable compromiso con la cultura y el arte de la ciudad será recordado durante generaciones, dijo el alcalde de San Francisco, Gavin Newsom.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de septiembre de 2009