Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condena de 60.000 euros a Sanidad por la muerte de un hombre mal atendido

El Tribunal Superior de Justicia ha condenado al Servicio Madrileño de Salud (Sermas) a indemnizar con 60.000 euros a los familiares de un paciente que falleció en 2005 en el hospital Gregorio Marañón y al que no se atendió con "los medios necesarios" para los síntomas que presentaba.

D. G. M., de 76 años, ingresó en el servicio de urgencias por una intoxicación. Tenía un marcapasos y sufría de insuficiencia respiratoria, según recoge la sentencia, hecha pública ayer por el Defensor del Paciente. Cinco días después se le trasladó a geriatría, donde quedó "pendiente de valoración vascular". Pero la situación del paciente empeoró y tuvo que ser trasladado a la UCI del Marañón, donde falleció.

El hijo del fallecido aún recuerda cómo una médica de la UCI le dijo: "Si hubiera llegado un poquito antes...". Él y su madre reclamaron al hospital y, ante la falta de respuesta, interpusieron recurso contencioso administrativo contra el Sermas. Pedían una indemnización de 320.000 euros por "desidia" y "grosera e imprudente pasividad del médico de guardia".

El tribunal les ha dado la razón al considerar que "una actuación médica correcta (...) habría variado razonablemente el curso de los acontecimientos", y ha condenado al Sermas a pagarles 60.000 euros. "Queríamos que se reconociera la negligencia. Con eso nos quedamos satisfechos", zanja el hijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de septiembre de 2009