Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez cita al etarra Pakito como imputado por la muerte de Pertur

Un testigo les vio juntos poco antes de que desapareciera sin dejar rastro

Será 33 años después de su desaparición. Pero el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha citado a declarar para el 22 de octubre al que fuera máximo dirigente de ETA Francisco Mujika Garmendia, Pakito, como principal sospechoso del secuestro del que fue uno de los jefes de ETA Político-militar, Eduardo Moreno Bergaretxe, Pertur.

Porque Pertur desapareció sin dejar rastro el 23 de julio de 1976 en la zona francesa de Behobia, una localidad a dos kilómetros de la frontera española. Y, precisamente, el dirigente etarra fue visto por última vez en San Juan de Luz (Francia) a las 9.40 por Eleuterio Jauregi, Trotski, y otra persona que estaba con él. Según su testimonio, Pertur se montó en un coche en el que iban Pakito y el jefe de los comandos Bereziak (especiales) de la banda, Miguel Ángel Apalategi, Apala, a pesar de que eran sus rivales políticos.

Sin embargo, Apala y Pakito negaron entonces cualquier relación con el secuestro del polimili. Explicaron que ambos residían en Hendaya y que tenían coche. Según su versión, Pertur les habría preguntado si le podían llevar a Behobia, localidad que dista unos 12 kilómetros de San Juan de Luz, a lo que le habrían dicho que sí. Finalmente, le habrían dejado en un cruce próximo a la frontera española, hacia las 11.30.

Esta versión no deja de ser sorprendente, porque ni Apala ni Pakito han dado nunca una explicación razonable de por qué para un recorrido de una docena de kilómetros tardaron más de una hora y media.

No se entiende que un tipo brillante como Pertur despreciase el peligro y se montase con dos representantes de los Bereziak, con los que se había enfrentado a propósito del secuestro del industrial Aingeru Berazadi. Pertur había negociado con la familia una rebaja del rescate de 200 a 50 millones de pesetas, pero los Bereziak habían conseguido de la dirección de los polimilis la autorización para "ejecutarle", y su cadáver fue hallado en el alto de Azkarate (Guipúzcoa) el 8 de abril de 1976.

En mayo de ese año, Pertur estuvo "retenido" por los Bereziak, por orden de Eugenio Etxebeste, Antxon, por haber trasladado información a los presos sobre los últimos acontecimientos. Pertur quería que la izquierda abertzale formara un partido para participar en la vida política. El arresto sólo duró un día porque en la Conferencia de Cuadros varios asistentes pidieron explicaciones por la ausencia de Pertur, y Etxebeste tuvo que dar marcha atrás.

Mucho más tarde circularon otras hipótesis del secuestro absolutamente inconsistentes.

Ahora, el juez cita a declarar como imputado a Pakito, porque sólo en esa condición y con abogado puede responder a la pregunta de si participó en el secuestro y desaparición de su compañero. Sin embargo, todo indica que la investigación acabará archivada por falta de autor conocido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de septiembre de 2009