Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atascos en la capital

El Día sin Coches no se nota en las carreteras

Los políticos se apuntan al transporte público o los vehículos eléctricos, que no triunfan entre los ciudadanos

Ayer fue el Día sin Coches, que ponía fin a la Semana Europea de la Movilidad. No se preocupe si usted no se dio cuenta. Muy pocos ciudadanos lo hicieron. Tal vez sólo lo notaron los políticos, que cambiaron el coche oficial por la bici eléctrica, como el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, o el transporte público. En lo que respecta al tráfico, parecía un día normal. Se repitieron los atascos y, según la DGT, entre las 7 y las 10 de la mañana hubo un 10% más de tráfico que el martes pasado en las carreteras de la Comunidad.

Dentro de la almendra central de la M-30 se apreció menos tráfico en esas mismas horas; un 2,7% menos, según fuentes municipales, respecto a un día de junio. En las horas punta de la tarde, de 7 a 9, hubo un 5,06% de coches menos, por una reducción del 5,6% en la M-30. Pero ni siquiera el Ayuntamiento se atrevió a asegurar que este pequeño descenso de produjera con motivo del Día Sin Coches. Esta "nula repercusión" fue criticada por el grupo municipal de Izquierda Unida, que mostró su "decepción". El portavoz de Movilidad de IU, Ángel Lara, señaló que en Madrid había triunfado "la inmovilidad" gracias a que las iniciativas del Gobierno municipal del PP sólo buscan "la foto en los periódicos y no las soluciones, aunque sólo sea por un día". Desde el Ayuntamiento, que no tenía ningún acto previsto para conmemorar el día, aseguran que prefieren que la celebración "trascienda a una fecha en el calendario" con "soluciones permanentes".

A primera hora hubo un 10% más de tráfico que el martes pasado

Entre ellas se contaría la peatonalización de calles, que en la legislatura anterior acabó totalmente con el tráfico en tres calles emblemáticas (Montera, Arenal y la Cuesta de Moyano), además de la ampliación de aceras en Fuencarral y la plaza de Tirso de Molina. En esta legislatura se han peatonalizado dos ejes comerciales en San Blas y cascos históricos de tres distritos (Vicálvaro, Hortaleza y Villa de Vallecas). Antes de finalizar el año, el Consistorio prevé que se habrán peatonalizado los ejes Fuencarral-Red de San Luis-Montera, Callao-Preciados y la plaza de Isabel II-Arenal. Además, aumentarán las aceras en Sol, Serrano o Alcalá.

A ello habría que sumar las zonas de prioridad residencial (Cortes, Embajadores y Letras), con el acceso permitido sólo a los vehículos de residentes, transporte público, servicios y emergencias.

El PSOE, por su parte, propuso bonificar el uso de los coches eléctricos e híbridos en el impuesto de tracción mecánica. David Lucas, portavoz del grupo municipal socialista, que ayer optó por el Cercanías para desplazarse, recriminó a Gallardón no haberse "comprometido con la Comisión Europea al no adoptar medidas permanentes para mejorar el tráfico y bajar la contaminación". El Ayuntamiento tiene previsto, según anunció el pasado día 8 el alcalde, que los coches eléctricos aparquen gratis en las zonas de estacionamiento regulado.

Pero lo cierto es que si el día sin coches fue meramente testimonial, algo parecido ocurre con los vehículos eléctricos, una de las alternativas posibles al modelo energético actual. El Ayuntamiento no tiene cifras sobre el número de estos vehículos en la ciudad. Pero "el negocio está totalmente parado". Lo asegura Jesús, encargado de Ecovehículos Madrid, una empresa que comercializa bicis y otros vehículos eléctricos desde hace tres años. "Nos dedicamos más a la exposición, porque la venta es prácticamente nula", asume. Muchas personas se interesan por este tipo de bicicletas, que incorporan un pequeño motor, "pero nadie se decide por comprar".

"Lo único eléctrico es el metro", comenta Paco Segura, portavoz de transportes de Ecologistas en Acción. Coches puramente eléctricos prácticamente no hay, asegura, "y motos, las que han alquilado hoy los políticos". Para la ONG ecologista, los coches eléctricos "pueden ser una alternativa", pero es "una falacia que no contaminen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de septiembre de 2009