Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP | REVELACIONES DEL INFORME DE TELEFÓNICA SOBRE LOS AGENTES DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Los espías de Aguirre 'cercaron' durante dos días la sede de Gallardón y Cobo

Cargos de confianza del consejero de Interior rodearon el Ayuntamiento de Madrid

Durante varios días de mayo de 2008, singularmente el 27 y el 28, los espías de la Consejería de Interior de Madrid, con su director general, Sergio Gamón, al frente, cercaron el Palacio de Comunicaciones de Madrid, sede de los despachos del alcalde y del vicealcalde madrileño, Alberto Ruiz-Gallardón y Manuel Cobo, respectivamente. Esos dos días convergen una decena de agentes, en su mayoría asesores del consejero Francisco Granados o de Gamón, sobre la sede municipal. Suman 17 horas de vigilancia, y un centenar de llamadas telefónicas entre sí.

Sus posicionamientos telefónicos -que ya han acreditado su espionaje al ex consejero Alfredo Prada y la veracidad de los partes de seguimiento, lo que ha supuesto la imputación de Gamón y tres ex guardias civiles por malversación de fondos públicos- están reflejados en el informe que la compañía Telefónica ha elaborado para la juez que instruye la causa.

El ex director de Seguridad, fichado por la presidenta, dirigía el dispositivo

Los agentes realizaron más de cien llamadas mientras vigilaban

Los datos delatan que hacían repetidas llamadas entre sí, muy cortas, mientras estaban ubicados estratégicamente en un reducido triángulo que formaban la calle Juan de Mena, la plaza de la Independencia (donde está la Puerta de Alcalá) y Recoletos 7-9. Podían así controlar las dos salidas de los vehículos oficiales: por la calle de Alcalá y por la de Montalbán.

No consta, en ninguna agenda ni hemeroteca, acto alguno del Gobierno de Esperanza Aguirre en ese triángulo a lo largo de los días que duró este cerco. En la zona controlada sólo se movían Gallardón o Cobo, cuyo espionaje fue acreditado por los partes realizados por los agentes en abril de 2008. La juez no ha logrado que Telefónica entregue los posicionamientos de los sospechosos en aquel mes.

¿Qué motivó ese desembarco de agentes de la Comunidad sobre la sede del Ayuntamiento? El 27 de mayo de 2008 era noticia cada palabra o silencio de Aguirre. No había deshojado aún la margarita de si presentaría o no su candidatura para el liderazgo del PP y quedaba menos de un mes para el congreso del partido en Valencia para elegir presidente. El 27 de mayo, Aguirre, en un mitín-cena en la población madrileña de San Sebastián de los Reyes y ante las barbas de Mariano Rajoy, espeta: "El PP no debe afrontar cambios radicales que nadie entendería".

Pero Aguirre tenía dos escollos en el PP de Madrid: su vicepresidente segundo y consejero de Justicia, Alfredo Prada, y el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. Los dos son firmes partidarios de Rajoy. Los hombres de Gamón parecen compartir igual inquietud por los movimientos de ambos, o, de sus subordinados, como Cobo.

- 27 de mayo de 2008. El ex policía José Manuel Rodríguez, fichado por Gamón, aterriza a las 18.07 en Juan de Mena, calle contigua a una de las entradas del Ayuntamiento de Madrid. A las 23.03 aún telefonea desde Independencia. Durante esas cinco horas su móvil se integra en un cruce de llamadas con otros agentes de Aguirre que siempre tienen como destino u origen la calle Juan de Mena, la plaza de la Independencia o Recoletos, 7.

Tales interlocutores, en su mayoría, pueden ser identificados como compañeros suyos investigados ya por espionaje: el ex policía Roberto Casielles; los ex guardias civiles José Luis Caro, José Oreja y Antonio Coronado -los tres han negado ante la juez haber vigilado a Cobo-, el subdirector de Seguridad Miguel Castaño y el propio Gamón, que desde la plaza de la Independencia y Juan de Mena, sucesivamente, charla con Rodríguez (19.45) y con Caro. El dispositivo termina tras una llamada de Castaño desde Independencia a las 23.03.

- 28 de mayo de 2008. Al día siguiente, Rodríguez regresa a la calle Juan de Mena a las 11.25. Le acompañaran en esa jornada de vigilancia Caro, Casielles, Coronado, Oreja, Gamón, Castaño y José Manuel Pinto, agente identificado por dos peritos como autor de las notas manuscritas de los partes de espionaje. Nuevamente, triangulan sus posiciones sobre el Palacio de Comunicaciones. Caro es el más madrugador: a las 8.16 horas ya estaba a pie firme en Juan de Mena. A las 9.32, Caro recibe una llamada de su jefe, Gamón, que pisa esa misma calle y seguirá luego por la zona. Pinto aparecerá un rato por la mañana en Independencia, desde donde telefonea a interlocutores contiguos. El cerco de los agentes de Aguirre sobre el Palacio de Comunicaciones se mantendrá hasta las 20.20. El dispositivo se levanta tras una llamada de Castaño, a las 20.13, desde Juan de Mena a algunos de los agentes desplegados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de septiembre de 2009