Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez ordena encarcelar a tres nazis implicados en la muerte de españoles

Los encausados eran guardias en campos de exterminio con órdenes de disparar

Su pasado les ha perseguido durante toda la vida, y rozan los 90 años. El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ordenó ayer la busca y captura internacional y el inmediato ingreso en prisión incondicional de tres miembros de las SS-Totenkopf (calavera), la sección del cuerpo militarizado del partido nacionalsocialista alemán encargada de gestionar y vigilar los campos de concentración y exterminio.

Los procesados, Johann Leprich, Anton Tittjung y Josias Kumpf -los dos primeros residentes en EE UU y el tercero, en Austria- participaron, según el juez, en la tortura y desaparición de los al menos 4.300 republicanos españoles que fallecieron en los campos de Mauthausen, Sachsenhausen y Flossenbürg. El juez los considera cómplices de genocidio y crímenes contra la humanidad.

Moreno se basa en hechos probados de sentencias dictadas en Estados Unidos Los tres miembros de las SS ocultaron su pasado para emigrar a ese país

Leprich, nacido en Birk (Rumania) en 1925, prestó servicio en Mauthausen desde finales de 1943 hasta abril de 1944 y en 1952 emigró a Estados Unidos camuflándose con la identidad de un supuesto militar húngaro. Seis años después consiguió convertirse en ciudadano de ese país, pero los tribunales descubrieron el engaño y, en 1987, le privaron de la nacionalidad.

Basándose en los hechos probados en este último proceso de la justicia estadounidense, el juez Moreno concluye que Leprich era un guarda SS uniformado de Mauthausen, "un campo destinado al castigo cruel de los enemigos de la Alemania nacionalsocialista" cuyos prisioneros "eran sometidos a inanición, gaseamiento, ahorcamiento, estrangulación, administración de inyecciones en el corazón, electrocución, palizas, ahogamiento, quemados vivos, desnutrición y ejecución".

Moreno recuerda además que entre los internos que sufrieron esas torturas, además de judíos y gitanos, había "más de 7.000 nacionales españoles".

El magistrado español recuerda además que las SS-Totenkopf, cuyo emblema era una calavera subrayada por dos tibias, fue "una organización criminal involucrada en la persecución y el exterminio de judíos, brutalidades y asesinatos en campos de concentración, excesos en la administración de territorios ocupados, administración del programa de mano de obra esclava y malos tratos y asesinatos de prisioneros de guerra", según el Tribunal Internacional de Núremberg, que juzgó los crímenes de la Alemania nazi.

La trayectoria de los otros dos procesados es similar. Anton Tittjung, nacido en lo que actualmente es Croacia, también trabajó como guarda armado de las SS en Mauthausen y en el subcampo de Gross Raming. Tras la guerra, también emigró a EE UU, donde logró la nacionalidad, que perdió en 1992 tras descubrirse su pasado.

Según Moreno, Tittjung se dedicaba a "vigilar el perímetro del campo, escoltar a los prisioneros hacia o desde los lugares de trabajo" y vigilarles mientras realizaban "el trabajo esclavo". El ex miembro de las SS-Totenkopf "desarrolló estas funciones estando armado y tenía orden de disparar contra cualquier prisionero que intentase huir", afirma el juez. En los dos años que Tittjung estuvo destinado en Mauthausen, el número de muertos "oscilaba entre los 200 y 300 al día en 1943, y entre 350 y 400 diarios en 1944", añade basándose también en el proceso seguido contra él en EE UU por el que se le privó del pasaporte de ese país.

La sentencia de pérdida de la nacionalidad estadounidense del tercer procesado, Josias Kumpf, nacido en Nova Pasova (actualmente Serbia), da por probado que trabajó como miembro de las SS en los campos de Sachsenhausen (Alemania) y Madjanek (Polonia). El juez Moreno relata en su auto cómo en el primero de ellos trabajó como guarda armado. Una tarjeta identificativa y un listado de tropa aportado en el proceso estadounidense lo sitúa en esa instalación, en la que, según Moreno, "los nazis confinaron, trataron brutalmente y asesinaron a miles de prisioneros por motivos de raza, religión, origen nacional y opinión política".

La Operación Meerschaum, ordenada por Heinrich Himmler, máximo responsable de las SS, condujo a campos de concentración a centenares de franceses que se opusieron a la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Sachsenhausen se convirtió en el primer campo que recibió a este tipo de prisioneros en 1943. De la ciudad francesa de Compiègne salieron varios trenes cargados de personas destinadas a sus barracones. En el que llegó a Sachsenhausen el 25 de enero viajaban también varios españoles. Otros llegaron en los convoyes del 28 de abril y 8 de mayo.

LOS TRES GUARDIANES NAZIS PROCESADOS POR GENOCIDIO

Johann Leprich

- Nacido el 7 de julio de 1925 en Birk, Rumania.

- En 1943, a los 18 años, se convirtió en miembro de las Waffen SS y fue destinado al campo de concentración de Mauthausen.

- En Mauthausen "los prisioneros eran asesinados por diversos métodos: inyecciones en el corazón, gas, horca, estrangulamiento, electrocución, golpes, ahogamientos, quemados vivos, muertos de hambre o disparados por las guardias".

Josias Kumpf

- Nacido el 7 de abril de 1925 en Nova Pasova, Yugoslavia.

- Guardia armado entre octubre de 1942 y octubre de 1943 en el campo de concentración de Sachsenhausen, en Alemania, y en el de Majdanek, en Polonia.

- En Sachsenhausen, "los nazis confinaron, trataron brutalmente y asesinaron a miles de prisioneros". En Majdanek, Kumpf "recibió órdenes de disparar sobre los prisioneros que intentaban escapar".

Anton Tittjung

- Nacido el 17 de noviembre de 1924 en Erdud, actual Croacia.

- Guardia armado en el campo de concentración de Mauthausen. Tenía orden de disparar a quien intentara huir.

- "Durante el tiempo que prestó servicio, el número de muertos oscilaba entre 200 y 300 al día en 1943, y entre 350 y 400 diarios en 1944".

- En el campo de Mauthausen estuvieron prisioneros 7.000 españoles; de ellos, más de 4.300 murieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de septiembre de 2009

Más información