Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE considera fraudulentos el 25% de los votos afganos

El presidente Karzai logra el 54,6% del sufragio con el escrutinio completo

La Unión Europea dio ayer un estruendoso golpe en la mesa de las elecciones afganas al denunciar que la cuarta parte de los sufragios recogidos eran sospechosos de fraude. Las dudas afectan a todos los candidatos, aunque en gran medida sean votos de Hamid Karzai. "Nos negamos a ser cómplices de ningún intento de fraude masivo", declaró la jefa adjunta de la misión de observadores europeos, Dimitra Ioannu.

La delegada habló poco antes de que en Kabul se anunciaran los resultados finales provisionales, que atribuyen el 54,6% de los sufragios a Karzai, quien en un comunicado calificó de "parciales e irresponsables" las afirmaciones de los observadores de la UE. Todo depende ahora del recuento de votos ya ordenado por la Comisión Electoral de Quejas (ECC), que debe dar los resultados finales oficiales.

La tronante intervención de la observadora europea Dimitra Ioannu en la conferencia de prensa celebrada en Kabul, avalada por su jefe, el experimentado Philippe Morillon, arrojó nuevas incertidumbres sobre un proceso que se había presentado como crucial para Afganistán. Consciente de las gravísimas dificultades (primeras elecciones organizadas por los afganos tras 30 años de guerra civil, amenazas de los talibanes a quienes votaran, desilusión del electorado con un Gobierno y una situación que no terminan de ofrecer los resultados prometidos) la comunidad internacional abandonó la exigencia de "elecciones limpias y libres" que aplica en otras latitudes en favor de "elecciones creíbles".

Al principio Occidente celebró el simple hecho de que hubiera elecciones el 20 de agosto, pero luego fue poniendo sordina al éxito ante la baja participación y el torrente de denuncias de fraude.

La ECC, tutelada por la ONU, había pedido el recuento del 10% de los colegios electorales antes de que la UE calificara ayer de sospechosos alrededor de 1,5 millones de votos de los casi 5,6 millones depositados, sobre un total de casi 15,3 millones de electores potenciales, lo que da una participación del 38,7%, según la Comisión Electoral Independiente (EIC), un organismo afgano.

Morillon e Ioannu cifraron en 1,1 millones los votos dudosos de Karzai y en 300.000 los de Abdulá Abdulá, su principal rival. "Todas las partes" se beneficiaron del exceso de celo electoral de sus seguidores, según Morillon. "Cualquier cifra que se dé o proclamación de victoria que se haga serán prematuras y no creíbles", enfatizó.

Aparentemente ajena a estas sombras, la EIC dio por concluido el cómputo provisional, que cerró con la victoria de Karzai con el 54,6% de los votos, frente al 27,8% obtenido por Abdulá. Los resultados que debe ratificar la ECC tardarán semanas en conocerse y una eventual segunda ronda podría alargar el proceso electoral hasta el año que viene. Habrá segunda vuelta si Karzai no obtuviera más del 50% de los sufragios. "Sólo un milagro puede quitarnos la victoria", exclamó su portavoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 2009