China responde a Obama con represalias

El litigio comercial abierto por EE UU con China sube de tono. El enfado expresado por el Ejecutivo chino a la decisión de la Administración estadounidense de gravar sus importaciones de neumáticos se transformó ayer en las primeras represalias. Pekín anunció una investigación contra los apoyos de Washington a su industria automotriz y a los productores de pollo. El ministerio chino de Comercio ya calificó las medidas de EE UU de proteccionistas, y abrió la puerta a una acción contundente a poco más de una semana de que arranque la cumbre del G-20 en Pittsburgh. La polémica amenaza con enturbiar la relación entre las dos potencias en un momento crucial para salir de la crisis.

La acción estadounidense es el cumplimiento de una promesa lanzada por Obama en la campaña electoral para hacerse con el apoyo de los sindicatos. Entonces dijo que si ganaba atacaría las prácticas comerciales que afectaban a la industria doméstica y destruían empleos en EE UU.

Pekín, el principal comprador de deuda estadounidense, dice que se opone al proteccionismo comercial y que su respuesta frente al colapso financiero con epicentro en EE UU es una prueba de su voluntad de contribuir a la recuperación. China se opone a la decisión de Washington de aplicar un arancel del 35% a los neumáticos que entran en el mercado estadounidense, que se suma al 4% que ya se aplica en frontera. La medida entrará en vigor el 26 de septiembre y estará en vigor tres años.

"Esto va a dañar la cooperación financiera y comercial entre China y EE UU, y esto no ayuda tampoco a la economía global", insiste el Ejecutivo chino, que espera que Washington reconsidere su decisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de septiembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50