Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica por los comentarios racistas del ministro del Interior francés

El ministro del Interior francés y anterior ministro de Inmigración, Brice Hortefeux, amigo íntimo de Nicolas Sarkozy, se encuentra en medio de un huracán político y mediático al hacer un comentario de corte racista delante de un militante de origen árabe. La frase ("Cuando hay uno, vale; los problemas surgen cuando hay muchos"), fue grabada por un asistente anónimo, colgada ayer en la página web del diario Le Monde y reproducida poco después por todas las televisiones francesas.

El incidente ocurrió el viernes pasado, en un acto del partido de Hortefeux y Sarkozy, la UMP, en las Landas. El ministro del Interior y el jefe de la UMP en la Asamblea, Jean-Pierre Copé, se hallaban entre unas casetas de feria cuando un grupo de militantes se les acercó. Entre ellos, se hallaba Amine, un joven de origen árabe, que venía de la región de Auvernia y que pidió hacerse una foto con los dos políticos.

Uno de los militantes, bromeando, dice entonces: "Eso es la integración". Hortefeux, también bromeando, le comenta a Copé: "Es mucho más alto que nosotros". Un tercer militante interviene: "Habla árabe". Un cuarto añade: "Es católico, come cerdo y bebe cerveza". Hortefeux: "Ah, bueno, no corresponde entonces al prototipo". Otra militante exclama en ese momento: "Es nuestro pequeño árabe". Es entonces, ya casi de espaldas, a punto de irse, cuando Hortefeux, sin saber que le estaban grabando con un móvil, soltó la frase.

El PS pide dimisiones

El comentario desató una tormenta política que no amaina. El portavoz del Partido Socialista, Benoit Hamon, tras calificar la frase de inadmisible y vergonzosa para un ministro, exigió la dimisión o destitución de Hortefeux.

Sarkozy evitó meterse en el asunto. "Es una polémica en la que no voy a perder el tiempo", dijo ayer. El mismo ministro, en cambio, se enredó en varias explicaciones contradictorias para tratar de salir del atolladero. Primeramente aventuró esta explicación: "Yo me refería a los militantes originarios de Auvernia, porque acababa de ver a muchos juntos antes. Por eso dije: 'Cuando hay uno, vale, los problemas surgen cuando hay muchos". Después cambió el rumbo de la justificación y dijo que, en realidad, se refería a las fotos: no había problema para hacerse una, pero sí para hacerse muchas. La frase en francés aguanta esa traducción a duras penas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 2009