Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fase clasificatoria para el Mundial de Suráfrica 2010

Dinamita sin chispa

Portugal, falto de un delantero nato, no saca provecho a su juego

Portugal no levanta cabeza desde la noche en que Luiz Felipe Scolari, una vez asegurado el pase a los cuartos de final de la pasada Eurocopa, anunció a bombo y platillo su fichaje por el Chelsea. La marcha anunciada del técnico brasileño significó el fin de una era dorada en la que el combinado luso fue subcampeón del Europeo de 2004 y semifinalista del Mundial de 2006. Su sucesor, Carlos Queiroz, se ha visto incapaz de seguir su estela, como se pudo comprobar el sábado por la noche en Dinamarca (1-1). "Es todo muy raro. Fallamos ocasiones increíbles, de todos los tipos, solos a puerta vacía, de libre directo... Felipão se llevó la talla de la Virgen de Caravaggio, que decía le había traído suerte cuando se proclamó campeón del mundo con Brasil en 2002. A nosotros se nos terminó. Igual va a ser eso", dicen desconsolados en el vestuario.

Con sólo dos victorias en el casillero, uno de los males endémicos de los portugueses es la carencia de un delantero nato, de un seis y de un defensa para la banda izquierda: Pepe solucionó la papeleta barriendo el mediocampo mientras Duda se las veía de lateral. A falta de un matador determinante como Pauleta, al que la falta de técnica no le impedía marcar goles a mansalva, Queiroz se propuso llevarse los tres puntos de Copenhague sin un punta en el once inicial. La pareja de atacantes original la formaron Simão y Cristiano Ronaldo, que desperdiciaron un saco de ocasiones. Tras el descanso, Queiroz quiso poner remedio a la sequía colocando al nacionalizado Liedson junto al extremo del Madrid y retrasando a Simão a la banda. Aunque Liedson logró el empate, Portugal dejó de jugar con la misma soltura.

Olvidado el primer puesto del grupo -Dinamarca le saca siete puntos a falta de tres partidos-, Queiroz debe ganar la pachanga contra Malta y sus dos compromisos con Hungría, la revelación con 13 puntos. Una proeza para un equipo con la pólvora mojada que ha anotado nueve goles en la fase clasificatoria y sólo ha vencido a Malta y Albania (en el descuento). Además, debe esperar el pinchazo de la Suecia de Ibrahimovic (12) con el grupo de Morten Olsen si aspira a jugar la repesca y quizá salvar así el cuello. "Tenemos que reconocer que estamos en una situación difícil. Pero esto no ha terminado. Tengo a mi disposición futbolistas con mentalidad de campeones, experiencia y una actitud ganadora", proclamó Queiroz, que, como último recurso, se quejó del árbitro.

"Estamos tristes porque sabemos que podemos hacerlo mejor", le secundó Cristiano, con el que tuvo un desencuentro a finales de agosto tras no acudir a un amistoso con Liechtenstein. La federación entendió que el jugador, que sólo ha marcado un gol en el camino hacia Suráfrica, se borró. "Me da mucha pena que en Portugal duden de quién soy yo. Espero que recapaciten. Yo jugué con la selección el día que murió mi padre", alegó entonces el futbolista más caro de la historia, muy por debajo de las expectativas y a un paso de seguir el Mundial desde la distancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de septiembre de 2009