'Naufragio', una historia africana en la Rioja Alavesa

Pedro Aguilera comienza el rodaje de su segundo film

Un viaje iniciático del sur al norte, desde el corazón de África hasta la Rioja alavesa, en una emigración que no tiene que ver tanto con la búsqueda de una vida mejor y sí con la misión espiritual encomendada a un joven relacionada con el vudú. Este es el asunto sobre el que gira la película Naufragio, que se rodará en la Rioja alavesa y Almería, dirigida por el donostiarra Pedro Aguilera (San Sebastián, 1977) y que ayer se presentó en Vitoria.

"La película trata de romper el cliché del inmigrante africano, siempre vinculado al viaje por razones económicas. En Naufragio, el protagonista, Robinson, llega a Europa con un motivo iniciático, místico", adelantó el director tres días antes de comenzar el rodaje en la localidad alavesa de Leza. Aguilera ha elegido esta zona del País Vasco por razones sentimentales (disfrutó de los veranos de su infancia en la zona), pero la película habla, más que del paisaje, de las circunstancias vitales de los personajes, de lo que suponen otras formas de espiritualidad. "El protagonista es como una especie de ET (el extraterrestre) que de repente aparece en Apocalipsis now", resumen Aguilera.

Naufragio sigue la estela de La influencia, el primer título del realizador donostiarra, con pocos diálogos y un tono intimista. Se trataba de una cinta arriesgada, cuya originalidad fue reconocida no sólo con su selección en la prestigiosa Quincena de Realizadores de Cannes, sino también con el máximo galardón del Cinedecouvertes de Bruselas. La influencia fue coproducida por Alokatu y por el mexicano Carlos Reygadas (Batalla en el cielo, Luz silenciosa), de quien Aguilera se considera discípulo tras trabajar en una de sus películas como ayudante de dirección.

La película está protagonizada por Solo Turé, un trabajador de la construcción de 25 años, oriundo de Guinea-Bissau y afincado en Madrid. También debuta en el cine el donostiarra Alex Merino, de 20 años, que hará el personaje de Daniel, un joven algo descolocado que establece una especial relación con Robinsón. El resto de papeles estarán interpretados por Kandido Uranga, Iñaki Irastorza, Julio Perillán, Ruth Armas, Carlos Bravo y Ramón Barea. El director, que en su primera película también trabajó con actores no profesionales, no quería caras excesivamente conocidas en el reparto, condición que considera importante para lograr una sensación de autenticidad y anonimato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de septiembre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50