Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España declinó el apoyo de un bombardero B-1 de EE UU

La patrulla española que cayó en una emboscada el pasado jueves en el paso de montaña de Sabzak pidió apoyo aéreo a la OTAN, según explicaron ayer fuentes militares. Entre los aviones de combate que estuvieron preparados para acudir en su auxilio, atacando las posiciones desde las que los insurgentes acosaban a los militares, se encontraba un bombardero estadounidense B-1, pero los mandos españoles declinaron su ayuda, por temor a causar víctimas civiles.

Al final, dos helicópteros de ataque italianos de la clase Mangusta, destacados en la base de Herat, llegaron unos 40 minutos después de la petición de ayuda y dispararon contra las cuatro posiciones desde las que se hostigaba a los españoles. Guiados por los controladores tácticos españoles, agregaron las mismas fuentes, uno de los helicópteros acertó de llenó contra una posición y fue allí donde se produjeron la mayoría de bajas de las 13 que sufrieron los agresores. Cuando parte de éstos se refugiaron en una cueva, se ordenó a los Mangusta que cesaran el fuego, dada la proximidad de viviendas.

Los soldados españoles, unos 130, no sufrieron daños personales, aunque sí quedaron inutilizados dos de los 30 vehículos que llevaban. Entre ellos, un Vamtac que resultó alcanzado en el radiador y al que hubo que remolcar.

Evitar bajas civiles

La ministra Carme Chacón escuchó ayer un "relato pormenorizado" de lo sucedido de labios de los jefes de los destacamentos españoles de Herat y Qal-i-Naw, a través de videoconferencia. En declaraciones a Antena 3, aseguró que el ataque fue "uno de los más graves" sufridos por los militares españoles en Afganistán e hizo hincapié en que éstos son "muy conscientes de que es fundamental" evitar las bajas civiles a toda costa, pues "cada baja civil aumenta el número de insurgentes". Con todo, reconoció que el ataque fue respondido "con contundencia, como nuestras reglas de enfrentamiento permiten".

La ministra eludió insistir en si los agresores eran talibanes o delincuentes comunes, como los calificó el jueves. "Da lo mismo porque todos tienen armas y atacan", zanjó.

Desde el domingo, las tropas españolas patrullan por el paso de Sabzak, para limpiarlo de los elementos armados que roban y extorsionan a los camiones que transitan la ruta. Él primer ataque lo sufrieron el miércoles, cuando un sargento resultó herido leve por el rebote de un proyectil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 2009