Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Cordialidad

Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida ha transmitido -entre otros asuntos menos anecdóticos y más urgente- "lo más detalladamente posible" al jefe del Estado, el rey Juan Carlos, su propósito de trabajar por el advenimiento de la Tercera República.

Cierto que el Rey parece estar dotado de la bonhomía típica de los Borbones, que en situaciones difíciles ha mostrado notables habilidades taúromaco-políticas y que esto de oír las opiniones de todos los grupos políticos con representación parlamentaria va en su sueldo, pero no deja de sorprender -agradablemente- que ese nivel de franqueza pueda ser utilizado dentro de la más absoluta normalidad, incluso cuando estas opiniones supongan, como en este caso, la supresión política del interlocutor.

Y que se haya producido, en palabras del propio coordinador de IU, dentro de "un encuentro cordial y sincero". Algo podrían aprender de ello los dos principales partidos políticos de este país, sobre todo el Partido Popular, promotor habitual de la bronca permanente y estéril como estrategia política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de septiembre de 2009