"Siento dolor, pero peor habría sido irme sin ella"

Laurentino encuentra a los 91 años los restos de su madre, fusilada en 1936

"Siento dolor, pero peor hubiera sido irme sin encontrarla". Laurentino Fernández, de 91 años, descubrió ayer, ante la fosa de Lario (León) donde aparecieron los restos de su madre -fusilada en 1936-, que al cumplir un deseo que había ocupado 73 años de su vida no iba a ser capaz de sentirse plenamente satisfecho. "Es un momento alegre, pero también triste. Estoy contento de haberla encontrado, pero me duele mucho lo que sufrió".

Laurentino ha sabido, por declaraciones de testigos, que su madre, María de los Desamparados Blanco, fusilada la noche del 30 de septiembre de 1936 por un grupo de falangistas junto al también maestro Eusebio González, no se resignó a morir. Luchó con su verdugo. "Hay vecinos que me han contado que la oyeron gritar. Que uno de los asesinos llegó a casa con la cara llena de arañazos y que cuando su mujer le preguntó qué le había pasado, respondió: 'Vengo de pelear con la maestra de Burón". También sabe que el asesino desvistió a su madre, antes o después de matarla, porque la mujer del falangista paseó un día por el pueblo con el abrigo y el bolso de María de los Desamparados Blanco.

La maestra no se resignó a morir. "El asesino volvió a casa lleno de arañazos"

"No me duele su muerte, porque todo el mundo tiene que morir, pero me duele mucho su sufrimiento. Me ha dolido siempre, durante la Guerra Civil, en Rusia, con la División Azul... Nunca he dejado de pensar en ella. La he llevado en el corazón estos 73 años", relató emocionado Laurentino.

El hallazgo se produjo ayer por la mañana. Los restos de María de los Desamparados y Eusebio González estaban alrededor de una enorme piedra a la que el jueves, cuando arrancó la búsqueda, los arqueólogos no habían dado importancia. "De repente vimos que sobre la pierda había una forma de cruz y empezamos a excavar alrededor. Enseguida encontramos las gafas del maestro, que debía llevar en un bolsillo. La montura estaba prácticamente deshecha, pero los cristales estaban bien", explicó Santiago Macías, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Durante toda la tarde siguieron retirando la tierra de los huesos. Hoy esperan poder retirar los restos.

Con 91 años cumplidos, Laurentino ya no contaba con una oportunidad así. Cuando los arqueólogos y antropólogos de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica comenzaron a buscar a su madre el jueves, Laurentino no tenía muchas esperanzas. Hacía 73 años que la había oído despedirse -"Tú, tranquilo; mañana estoy aquí"- antes de que los falangistas la subieran a un coche con Eusebio y el pretexto de llevarla a declarar a León en el juicio a otro maestro.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Trabajos de excavación en la fosa de Lario (León).
Trabajos de excavación en la fosa de Lario (León).ARMH

Sobre la firma

Natalia Junquera

Reportera de la sección de España desde 2006. Los jueves publica una columna en Madrid, Kilómetro cero. Durante la semana comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter y realiza entrevistas para la serie Conversaciones a la contra. Especialista en memoria histórica, ha escrito dos libros, Valientes y Vidas Robadas (Aguilar).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS