Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania pide ayuda a EE UU para agilizar la venta de Opel

El ministro alemán de Exteriores, Frank Walter Steinmeier, ha pedido ayuda a su colega estadounidense, Hillary Clinton, en el proceso de venta de Opel, filial alemana de General Motors. El fabricante estadounidense, que salió de la suspensión de pagos en julio, ha vuelto a retrasar una decisión respecto a la venta de Opel. La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró ayer que se necesita una decisión urgente para el futuro de la compañía europea.

Durante una conversación telefónica de 20 minutos ayer, Steinmeier pidió a Clinton que presionase al responsable del Tesoro estadounidense, Tim Geithner, para que defienda la oferta del grupo austrocanadiense Magna, que aspira a controlar el 55% de Opel. Así lo revela el rotativo alemán Rheinische Post en su edición de hoy. El ministro alemán dejó claro a Clinton que Berlín aportará sus avales para la operación sólo si el comprador es Magna y no el inversor financiero belga RHJ International.

Merkel lamentó que aún no se haya tomado una decisión. "Necesitamos una solución urgente, por los trabajadores y la situación económica de Opel", subrayó en una entrevista a la cadena de televisión alemana ZDF. La canciller atribuyó ese retraso de General Motors a un conflicto de intereses. "Magna ha hecho una oferta muy buena que convierte a General Motors en un accionista minoritario y podría haber voces que quisieran que eso no ocurriera", atacó.

54.000 trabajadores

Opel emplea a 54.000 trabajadores en las distintas fábricas europeas, entre ellas la de Figueruelas (Zaragoza), que cuenta con 7.500 trabajadores. Aunque esta planta fabricará el nuevo Opel Meriva a partir de 2010, el futuro preocupa a las autoridades españolas ante la incertidumbre sobre los próximos propietarios de la compañía.

El comité de empresa de Opel exige una decisión rápida de General Motors, sobre la venta a uno de los candidatos interesados. "La casa matriz debe asumir su responsabilidad y consensuar una solución con el Gobierno alemán", señaló el presidente del comité, Klaus Franz. "La indecisión de la compañía ha acabado con la paciencia de los trabajadores", añadió. Los trabajadores de Opel apuestan por el grupo Magna, candidato favorecido también por el Gobierno alemán y los Estados federados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de agosto de 2009