Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ripollistas llevan al juez al alcalde del PP de Castalla

La batalla entre los dos bandos enfrentados del PP en Alicante ha abierto un nuevo frente en Castalla, en este caso por el control de la dirección local de la organización. Un grupo de militantes populares liderados por el ex alcalde y actual presidente local, Juan Rico Rico, todos del sector ripollista, presentó el lunes una querella en el juzgado de instrucción de Ibi contra el alcalde campista José Luis Prats por presunto delito de cohecho y otro de apropiación indebida.

Los querellantes acusan al alcalde de "otorgar licencias de obras en la urbanización Castalla internacional a cambio de cientos de filiaciones" al PP de vecinos de esta urbanización, con el objetivo de alzarse con el poder en las elecciones de la asamblea local del PP. El escrito de la denuncia, recoge, además, que "extrañamente" y coincidiendo "con estas filiaciones, todas las semanas se otorgan varias licencias de obras a vecinos de esta urbanización".

Y sobre el presunto delito de apropiación indebida, la querella explica que el alcalde no entregó a la asamblea local la cuota de afiliación de diez euros que los nuevos miembros del PP obligatoriamente deben pagar. La cuantía que se le acusa de haberse apropiado supera los 2.000 euros.

Pese a los hechos, el vicesecretario de Organización del PP en la Comunidad Valenciana, David Serra, esgrimió ayer que su formación política "no se ha querellado contra el alcalde de Castalla" y que la denuncia contra este último ha sido presentada "por cinco personas a nivel particular". Serra matizó que "se da la circunstancia" de que los querellantes "son militantes populares" y ha manifestado "el respeto total y absoluto del partido a todos sus alcaldes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de agosto de 2009