Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reforma audiovisual

El Gobierno regula la TDT de pago por una vía excepcional

La nueva modalidad televisiva se aprueba como decreto ley y sin consenso - El Consejo de Estado se opuso a que la reforma fuera tramitada de urgencia

El Consejo de Ministros dio ayer luz verde a la Televisión Digital Terrestre (TDT) de pago, pero no mediante un real decreto, como pretendía el ministro de Industria, Miguel Sebastián, sino a través de un real decreto ley, un recurso legislativo que se aplica en casos de extraordinaria y urgente necesidad. Esta fórmula requiere de una posterior convalidación por parte del Parlamento, habitualmente en el plazo de un mes. Durante la actual legislatura, este recurso legislativo excepcional se ha empleado en una veintena de ocasiones, la mayoría de ellas relacionadas con la crisis económica, el fomento del empleo, la sequía o la provisión de financiación extraordinaria a alguna caja de ahorros.

La medida tiene que ser convalidada en breve por el Congreso

De la Vega apeló a razones técnicas y económicas para justificar el cambio

El cambio en la fórmula legislativa se produce como consecuencia del duro y contundente dictamen emitido por el Consejo de Estado, que cuestiona la fórmula elegida inicialmente por el Gobierno. El órgano consultivo considera que el texto de Industria no tenía "fundamento legal" suficiente. De ahí que el Consejo de Ministros haya optado por una norma que tiene rango superior.

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, explicó que la fórmula del real decreto ley se ha empleado para regular la TDT de pago "atendiendo al criterio del Consejo de Estado". Este organismo, sin embargo, recomendaba al Ejecutivo que utilizara la Ley General Audiovisual (LGA, cuyo anteproyecto fue presentado a finales de junio) para su tramitación. De la Vega argumentó que la LGA será "el marco normativo final".

Entretanto, el Ejecutivo autoriza las emisiones de pago con tecnología TDT por razones "técnicas y económicas". De la Vega argumentó que, a poco más de seis meses del apagón analógico (previsto para abril de 2010), era "necesario y urgente" regular esta nueva modalidad televisiva. Esta opinión es radicalmente contraria a la que sostiene el Consejo de Estado, que no considera tal urgencia, sino que opina que su aprobación en estos momentos es "precipitada".

Tampoco PRISA (editor de EL PAÍS) percibe tal urgencia. El grupo propietario de Sogecable denunció ayer "el intervencionismo" del Gobierno de Zapatero en el normal funcionamiento de los mercados. El hecho de que la decisión se haya tomado en pleno mes de agosto y en un Consejo de Ministros convocado de forma extraordinaria para adoptar medidas contra la crisis y el paro añade "preocupantes perfiles políticos al arbitrismo gubernamental". PRISA anuncia que ejercitará las acciones a su alcance para defender sus derechos.

Ésta es la segunda vez que el Consejo de Ministros rectifica los planes de Sebastián acerca de la TDT de pago. La primera fue el pasado abril. En plena Semana Santa, Industria anunció a través de un comunicado que los operadores privados de televisión podían solicitar autorización para prestar el servicio de TDT de pago. Pocas horas después, el ministerio rectificó su propia nota y matizó que las condiciones para el nacimiento de la nueva televisión estaban pendientes de un acuerdo del Consejo de Ministros.

El Gobierno alega ahora que impulsa la reforma para "unificar" los regímenes de concesión de los distintos operadores. De hecho, tres cadenas (Net TV, Veo TV y La Sexta) recibieron una licencia (en 2000 las dos primeras y en 2005, la última) para emitir exclusivamente en abierto. A partir de la entrada en vigor del real decreto ley aprobado ayer ya no estarán sujetas a tal obligación. De la Vega asegura que tras suprimir esta limitación legal se garantiza una "competencia en igualdad de condiciones". Además, el nuevo sistema de emisión televisiva amplía las vías de financiación para los operadores y abre mayores posibilidades de opciones para los telespectadores, según el Gobierno.

El real decreto ley consta de dos artículos y tres disposiciones finales. Especifica que las televisiones que tengan autorización para explotar más de un canal sólo podrán destinar uno de ellos a la TDT de pago. La LGA, sin embargo, prevé en su artículo 26 que de los concesionarios podrán destinar a emisiones codificadas como máximo el 50% del espacio radioléctrico, que en el caso de las cadenas privadas de ámbito estatal tiene capacidad para cuatro canales.

Una hora después de que la vicepresidenta hiciera pública la aprobación de la TDT de pago, Mediapro anunciaba el inicio de las emisiones de Gol TV en TDT para hoy mismo y aportaba una detallada parrilla. Utilizará uno de los dos canales que en la actualidad explota La Sexta, el ocupado por Hogar 10. Junto a Globomedia, Mediapro forma parte de Imagina, empresa que lidera GAMP, el grupo de productoras integradas en el accionariado de La Sexta.

Limitaciones

- Un solo canal. Los operadores interesados en ofrecer una programación de pago en TDT sólo podrán explotar (total o parcialmente) en esa modalidad uno de los canales digitales de los que sean titulares, siempre y cuando tengan adjudicado más de uno.

- Descodificadores. No habrá uno para cada canal. Un único aparato deberá bastar para recibirlos todos, tanto los de pago como los gratuitos. La mayoría de los que se han vendido hasta ahora no sirve.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de agosto de 2009

Más información