Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Televisión

Costa vuelve al escenario del crimen

El cineasta y productor recrea los asesinatos de los marqueses de Urquijo y Anabel Segura - TVE estrenará los telefilmes la próxima temporada

El 1 de agosto de 1980 aparecieron muertos a tiros los marqueses de Urquijo -Manuel de la Sierra (54 años) y María Lourdes Urquijo (45 años)- en su casa de Somosaguas, una lujosa urbanización próxima a Madrid. El único detenido fue Rafael Escobedo, de 26 años, casado con Miriam, hija del matrimonio. Rafi, como era conocido familiarmente, fue condenado a 50 años de cárcel como autor material de los asesinatos Tiempo después, Escobedo apareció ahorcado en su celda del penal de El Dueso (Cantabria). En un principio se pensó que se había suicidado, pero la autopsia desveló restos de cianuro en los pulmones.

TVE-1 estrenará la próxima temporada un telefilme de 90 minutos que recrea ese doble asesinato, que por las particulares circunstancias que lo envolvieron aún hoy encierra muchas incógnitas. Pedro Costa (La huella del crimen, Las 13 rosas, Caso Wanninkhof, Plutón BRB Nero) produce este trabajo que resucita uno de los casos que más ha conmocionaron a la opinión pública. La tv movie está protagonizada por Félix Gómez (Amar en tiempos revueltos, Herederos), en el papel de Escobedo y Juanjo Puigcorbé como el inspector Velasco, "un honesto policía que intentó descubrir toda la verdad pero fue en balde", comenta Costa. "Velasco, asqueado, terminó por abandonar la Policía", añade el productor para quien los vaivenes de un país se puede conocer a través de sus crímenes.

La serie incluye también un retrato de 'El estrangulador de Castellón'

"Quiero entrar en la mente del asesino", afirma el director

Costa también ha recuperado para la cadena pública otros dos sucesos de la crónica negra más reciente y de gran carga dramática: el secuestro y posterior asesinato de la joven Anabel Segura y el del asesino de cinco mujeres, más conocido como El estrangulador de Castellón, que se emitirá bajo el título de El asesino dentro del círculo. Protagonizado por Roger Coma y Carlos Hipólito, cuenta la vida de Joaquín Ferrándiz, un joven y atractivo vendedor de seguros, pero que detrás de esa buena fachada ocultaba a un peligroso psicópata. "Al fin pudo ser detenido gracias a la labor de Vicente Garrido, un psicólogo criminal experto en profiling, personaje que interpreta Hipólito", declara Costa. A mediados de los noventa, apunta, todavía no era muy conocida la técnica del perfil criminológico a la hora de esclarecer hechos delictivos.

El alma máter de la memorable La huella del crimen -serie de TVE-1, que en 1985 y 1991, narró algunos de los episodios más escalofriantes de la historia de España- dice que no le interesa el morbo. "Lo que quiero es entrar en la mente del asesino, conocer las conductas criminales. ¿Cuáles fueron sus motivaciones, sus impulsos...?", dice, y asegura que sus producciones intentan seguir la senda de cine policiaco. Y pone como ejemplo la película Landrú, de Chabrol. "El espectador sabe que está cometiendo unos crímenes brutales pero nunca se muestran explícitamente".

La semana pasada finalizó el rodaje de la tercera y última tv movie de Costa, por el momento, para TVE: el rapto de Anabel Segura. "Un secuestro absurdo, improvisado, que trajo en jaque a la Policía durante más de dos años", señala el productor, que junto a Fernando Cámara ejerce también de director y guionista.

Luisa Martín y Enrique Villén son dos de los actores que intervienen en la película que empieza cuando Antonio y Cirilo, después de años sin verse, se encuentran el lunes 23 de abril de 1993 y empiezan a beber y rememorar viejos tiempos, como cuando estuvieron juntos en la cárcel por un hurto. "A mediodía, con la cabeza embotada por el alcohol, se fueron a una zona residencial para ver como vivían los ricos. Y así decidieron secuestrar a una muchacha que hacía jogging", termina Costa que recuerda cómo una de las llamadas al programa de Paco Lobatón ¿Quién sabe dónde? (TVE) sirvió para identificar a los asesinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de agosto de 2009