Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Mala gestión, corrupción y cara dura

Terrassa, Barcelona

Curiosa explicación la de la ex alcaldesa de Palma de Mallorca, Catalina Cirer, para justificar que el coste del velódromo Palma Arena, adjudicado en 41 millones de euros, acabara costando el triple, 110 millones de euros. Pese a las evidencias reunidas por la fiscalía, que están llevando a la detención de diversos dirigentes populares, la ex alcaldesa dice que sólo se les puede acusar de mala gestión, y que eso no es delito.

Vamos a ver: si se ha hecho pagar 110 millones por lo que valía 40, se ha hecho una monumental estafa de 69 millones de euros. Si además se le ha hecho a los contribuyentes, se ha cometido un grave delito de malversación de fondos públicos, por el cual deben exigirse responsabilidades políticas y también penales.

Es éste un principio elemental que todo empleado público (electo o no) debe conocer y observar en el ejercicio de sus funciones. ¿Con qué principios ejerció esa señora su cargo de alcaldesa, y con qué criterios dirigió su administración?

La impunidad es el principal difusor de la corrupción. Esperemos que, además de los electores, también la justicia sancione en su justa medida a estos hipócritas y aprovechados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de agosto de 2009