Reportaje:

Arte del corazón de África

Cinco creadores procedentes del Congo exponen sus obras en Bilbao - La corriente de pintura popular refleja escenas cotidianas

Los artistas de la corriente de pintura popular africana llevan a sus cuadros escenas de la vida cotidiana, composiciones llenas de color en la que las figuras se combinan con mensajes escritos para criticar al poder, ironizar sobre la realidad social o reclamar atención sobre los problemas de los pueblos del continente. Así lo hacen los pintores Chéri Samba, Chéri Chérin y Jean Paul Nsimba Mika, que este verano exponen en la galería Kalao (Sombrerería, 10. Bilbao. Hasta el 2 de septiembre) dentro de una muestra colectiva de artistas procedentes de la República Democrática del Congo.

Prostitutas en las calles de Kinshasa, parejas que dejan ver sus pensamientos en un bocadillo, como hacen los dibujantes de tebeos, referencias al sida y a los coeferencias al sida y a los conflictos armados, o animales salvajes que adoptan la personalidad de seres humanos aparecen en sus pinturas. Chéri Samba comenzó a añadir textos a las imágenes a finales de los años 70 del siglo XX; apenas una frase, un comentario a la escena que narran sus pinturas. Al principio fue un truco para conseguir que el público se parara a leer el mensaje y prestara unos segundos más de atención a los cuadros. Ahora es una seña de identidad de los pintores congoleños, en la que dejan su toque de crítica o ironía.

Makoumbou refleja en sus esculturas a la mujer de la cultura tradicional
El mensaje crítico de los cuadros se refuerza con frases escritas

Los tres representantes de la pintura popular centroafricana han expuesto con anterioridad en Bilbao. Chéri Samba y Chéri Chérin formaron parte de la veintena de artistas seleccionados para la exposición 100% África, que presentó el Museo Guggenheim en 2006. Chéri Cherin volvió el pasado año a trabajar varios meses. Junto a Mika disfrutó de una beca del programa de la BBK de apoyo a artistas que sufren la censura.

Excepto a Samba, Kalao ha dedicado en los últimos meses exposiciones individuales a los artistas congoleños que ahora reúne en la colectiva. A la "pintura de combate", como dice Chéri Cherin, se suman en la muestra las esculturas de Rhode Makoumbou, en las que con varillas de metal, serrín y telas crea figuras de mujer. Makoumbou se considera una archivera de la memoria cultural africana. Sus mujeres de serrín quieren salvar de la desaparición el rol tradicional en África.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La obra de Thonton Kabeya se distancia de sus compañeros de exposición. Con cera y cáscaras de huevo crea inquietantes esculturas con forma de cabeza humana. Son parte de una gran instalación de mil piezas que prepara en París.

El arte africano contemporáneo gana terreno en Europa y Estados Unidos. "Ofrecen una frescura que escasea en el panorama artístico y a precios todavía accesibles", dice el propietario de Kalao, Jesús Ahedo. El precio de las obras expuestas oscila entre los 400 y los 7.500 euros, que son los que alcanzan las pinturas de Samba, de 97 por 75 centímetros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS