Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La basílica de Colmenar acoge un museo de arte sacro

La basílica de la Asunción de Nuestra Señora de Colmenar Viejo acoge desde ayer el nuevo Museo de Arte Sacro del municipio, que reune más de un centenar de piezas de arte religioso desde el siglo XVI, procedentes de la propia basílica y de otras instituciones eclesiásticas de Colmenar. Los diferentes objetos litúrgicos se agrupan por iconografía, funcionalidad o por materiales.

El espacio dedicado al museo empieza en el coro alto, donde destacan varios cantorales (libros de coro) de los siglos XVI y XVII, uno de los conjuntos más antiguos de la Comunidad de Madrid junto con el que hay en el monasterio de San Lorenzo del Escorial. En el mismo lugar se pueden contemplar imágenes de santos, la caja del órgano de estilo barroco y diversas piezas de cerámica del ajuar funerario de una sepultura de la necrópolis de Remedios, situada en el propio municipio.

El recorrido a través de las piezas históricas continúa en la torre de la basílica. En el primero de sus cuartos se exhiben esculturas de diversos materiales, de las que la más antigua es una gárgola del propio edificio. Y el segundo cuerpo de la torre está dedicado a piezas provinientes de retablos. La colección se completa con cinco pinturas del siglo XVII.

Patrimonio religioso

"Madrid tiene catalogados 462 bienes de interés cultural, un 36% de ellos de carácter religioso", señaló Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, durante la inauguración que tuvo lugar ayer en la basílica, a la que también acudieron el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela y la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño.

Poner en funcionamiento el museo ha costado 127.000 euros a la Comunidad, que lo ha financiado a través de la Fundación Arpegio, dedicada a la conservación del patrimonio histórico y cultural. La creación del museo ha requerido también llevar a cabo una restauración previa de la torre y del templo que lo alberga, todo ello ejecutado con cargo al Plan PRISMA.

La basílica de Colmenar, de grandes dimensiones, terminó de construirse a finales del siglo XVI. Ahora, en su torre, que domina el pueblo con su cerca de 50 metros de altura, se pueden contemplar desde cruces procesionales a cálices del siglo XVII o un báculo episcopal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de julio de 2009