Berlusconi aprueba una nueva amnistía fiscal

El Gobierno italiano anunció ayer una amnistía fiscal para quienes repatrien el capital oculto en paraísos fiscales. La norma, una enmienda que acompaña al decreto anticrisis que será analizado por el Parlamento, prevé una multa del 5% para las fortunas que repatrien capitales entre el próximo 15 de octubre y el 15 de abril de 2010. Aunque la cuantía de los ingresos para el Estado es imprevisible, el Gobierno calcula que rondará los 3.000 millones de euros. La estimación supone el regreso de 60.000 millones de euros, una cifra irrisoria si, como revelaba La Repubblica, el capital italiano invertido en paraísos fiscales asciende a 550.000 millones.

El texto que regula el llamado escudo fiscal se ha modificado a última hora en vista de las críticas. Sólo podrán beneficiarse de la medida las declaraciones falsas o la omisión de declaración, y no aquellos que hayan cometido delitos de falsedad en balance, reciclaje o quiebra fraudulenta, como se preveía al principio.

Pese a todo, la oposición y los sindicatos han manifestado su rechazo frontal a la amnistía, que se suma a las concedidas en 2001 y 2003, durante el último Gobierno de Silvio Berlusconi. Dario Franceschini, secretario del Partido Democrático, la considera "simplemente un indulto". Más contundente se mostró Antonio di Pietro, líder de Italia de los Valores: "Supone la impunidad para todos aquellos que, después de haber ganado ilícitamente dinero, ahora, pagando una mísera comisión al Estado, pueden recomponer la virginidad y el monedero".

El ministro de Economía, Giulio Tremonti, se ha defendido diciendo que también Estados Unidos está aprobando leyes de amnistía fiscal.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de julio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50