Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los golpistas de Honduras levantan el toque de queda

Tras 14 jornadas bajo el toque de queda decretado por los golpistas, Honduras ha vuelto a respetar, al menos de palabra, las libertades individuales, de circulación y de asociación, que habían sido suspendidas tras el golpe de Estado contra el régimen del presidente José Manuel Zelaya.

El Gobierno de facto de Tegucigalpa estima que la calma ha retornado y que la comisión de "delitos" es menos probable ahora, dos semanas después de la asunción de Roberto Micheletti. El presidente golpista es apoyado por casi todas las instituciones nacionales, pero la comunidad internacional sigue dándole la espalda.

[Roberto Micheletti declaró ayer que no contempla el regreso de Manuel Zelaya al poder "bajo ninguna circunstancia", pero sí la posibilidad de que se le conceda una amnistía "si vuelve tranquilamente" a Honduras para entregarse a la justicia, informa Reuters].

No es que la situación haya vuelto a la normalidad, no. Los seguidores del presidente depuesto continúan organizando manifestaciones callejeras y ayer de madrugada denunciaban el supuesto asesinato de un miembro de una organización de izquierdas, de nombre Roger Iván Bados, a manos de un grupo armado no oficial. Ésta sería la tercera muerte por la violencia política, aunque sólo se ha confirmado una.

"Zelaya va para allá"

Además, varios periodistas de la cadena de televisión Telesur, promovida por el presidente venezolano, Hugo Chávez, fueron detenidos el sábado para ser expulsados del país.

Por su parte, Chávez advirtió desde Caracas, en su programa dominical Aló, presidente: "Zelaya va para Honduras en cualquier momento. Les va a aparecer en cualquier parte de Honduras". (...) "A esos generales golpistas les queda poco tiempo. No digo pocos días, sino poco tiempo". Chávez dio a entender que la presencia de Zelaya en su país podría dar lugar a un movimiento cívico-militar que tendría por objetivo crear una base de acción para recuperar el poder, informa Efe.

El conflicto hondureño ya ha deparado consecuencias económicas a su población, pues países y organismos multilaterales anunciaron la cancelación de préstamos. Incluso otros países de Centroamérica están pagando las consecuencias, pues la Unión Europea mantiene en suspenso la negociación del Acuerdo de Asociación con la región.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de julio de 2009