Nadie quiere comprar el edificio sindical de la Via Laietana

El Ministerio de Trabajo declara desierto el concurso para su venta

No hay comprador para el inmueble de los sindicatos de Via Laietana. El Ministerio de Trabajo no ha tenido otro remedio que declarar desierto el concurso permuta que convocó el mes pasado en una operación diseñada junto con el Ayuntamiento de Barcelona para buscar nuevo emplazamiento para las sedes sindicales de CC OO, UGT y CGT. Sólo se presentó una oferta, pero a la hora de la verdad no aportó los avales ni las suficientes garantías. Así las cosas, el ministerio se plantea ahora qué hacer con el edificio, que lleva más de tres años enmascarado por una gran red, a raíz de que se produjera un desprendimiento de la fachada. Está en el aire la anunciada mudanza de CC OO, que ocupa 18.000 metros cuadrados del edificio de Via Laietana, a uno nuevo que se debería construir en el 22@. "Se está replanteando todo", apuntaron fuentes del ministerio. Más fácil lo tiene UGT: se trasladará antes de que finalice el año a la que será su nueva sede, que ha construido el Ayuntamiento en la Illa Robador, en la Rambla del Raval.

UGT se muda al Raval este año y la marcha de CC OO al 22@ está en el aire

Más información

El hecho es que la falta de comprador supone un revés para la operación a cuatro bandas diseñada entre Trabajo, el Ayuntamiento y los sindicatos. El inmueble de Via Laietana es propiedad de la Administración General del Estado, que cedió su uso a los sindicatos en aplicación de la ley de patrimonio sindical de 1986. El edificio en cuestión está muy deteriorado y requiere una urgente rehabilitación, no sólo de fachada, lo que supone una importante inversión que no estaba dispuesto a asumir el ministerio. La solución que se ideó fue una operación de permuta. Consistía en que el comprador del edificio de Via Laietana asumiese el coste de la construcción de la nueva sede de CC OO -en un solar cedido por el Ayuntamiento en el 22@- y pagara la factura de la de UGT en Illa Robador. La ubicación de la CGT se resolvería buscando unas oficinas de 2.000 metros cuadrados.

Ahora lo único que está claro es que UGT tiene un nuevo edificio, y de firma: lo construyó el despacho de Oriol Bohigas. Son algo más de 9.000 metros cuadrados que conforman una ele que da a la plaza de Manolo Vázquez Montalbán. A esas oficinas irán 400 empleados del sindicato. "Mantendremos la estructura política en la sede histórica de la Rambla de Santa Mònica y al nuevo irán los departamentos de gestión y representación, y los secretariados territoriales", explica Miguel Ángel Escobar, secretario de comunicación de UGT.

Toda la satisfacción que se palpa en la sede de UGT es incertidumbre en el caso de CC OO. "No es un buen momento para operaciones inmobiliarias de este tipo", señalaba Luisa Montes, secretaria de finanzas de Comisiones. El edificio de Via Laietana tiene, además, otros condicionantes con vistas al negocio. Por una parte, está catalogado, por lo que se debe mantener toda su fachada y volumetría. Por otra, tiene calificación urbanística de equipamiento, lo que de entrada lo hace incompatible para oficinas u hotel, salvo que el Consistorio accediese a una recalificación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de julio de 2009.

Lo más visto en...

Top 50