La ciudad blanca de la modernidad

Una exposición revisa en Valencia la Tel Aviv patrimonio de la humanidad

"Una ciudad no es sólo un lugar en el tiempo sino un drama en el espacio", afirmó Patrick Geddes, autor del planeamiento de la ciudad de Tel Aviv, para destacar lo que la arquitecta valenciana Marilda Azulay, comisaria de la muestra, explicó ayer con otras palabras al presentar la exposición que el Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (Muvim) dedica a la "ciudad blanca", el ámbito de la urbe israelí que la Unesco declaró en 2003 Patrimonio de la Humanidad. "No sólo la hicieron con ideas", dijo Azulay, "sino con ladrillos. Tel Aviv es un hecho construido y también habitado". Esa urbe donde se plasmaron los planteamientos de la Bauhaus, de Le Corbusier o de Erich Mendelsohn, es hoy en día el mayor conjunto de arquitectura del movimiento moderno que hay en el mundo. Levantada junto al Mediterráneo como una "ciudad jardín", actualmente alberga a más de 400.000 habitantes y cumple su primer centenario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS