Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente defiende bajar impuestos en época de crisis

En tiempos de crisis, es "valiente y necesario" bajar los impuestos, proclamó ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ante más de un centenar de empresarios convocados por la Asociación para el Progreso de la Dirección (Apd), que capitanea el vicepresidente de Unión Fenosa, Honorato López Isla, y Caixanova. Feijóo explicó que no ha podido aplicar todas las rebajas impositivas que prometió en campaña por el "agujero" de 1.200 millones que, según él, les dejó el bipartito. "Sin ese agujero hubiésemos podido multiplicar por tres las rebajas", aseguró a preguntas de los empresarios.

Ante el panorama económico "preocupante" y de "enorme incertidumbre" que dibujaron en sus intervenciones López Isla y el presidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso, el titular de la Xunta esgrimió un programa económico basado en la "verdad y la certidumbre", "esenciales para la toma de decisiones" de las empresas. Insistió en la austeridad, en los planes de choque y en presentar un plan estratégico para la economía que apueste por la competitividad, las infraestructuras de transporte y las políticas especificas para los sectores clave de la economía gallega, a los que aumentará las líneas de aval. Así, recalcó que la Xunta apoyará a los emprendedores y utilizará el pragmatismo en las ayudas para distinguir a las empresas que pueden superar la crisis de las que no lo harán y consumirían recursos.

Concurso eólico y AVE

Núñez Feijóo presumió del acuerdo con Fomento para concretar los plazos del AVE y las cifras de inversión, "la mayor" en un plazo concreto hecha en Galicia. La Xunta tiene pendiente presentar un plan de infraestructuras, antes de que a finales de julio se cumplan 100 días de gobierno, que unirá a la alta velocidad una red de autovías. Obras que potenciarán el turismo y la construcción civil. Feijóo rechazó a los que piden "gastar menos en hormigón y más en conocimiento" porque, explicó, las obras muy complejas también requieren conocimiento.

La decisión sobre cómo resolver el concurso eólico, que fechó en octubre, tendrá las "mayores garantías de legalidad" y se hará de acuerdo a los intereses de Galicia, aunque sin olvidar que esos intereses "a veces también están fuera". La Xunta se compromete a avisar a los empresarios para que no acometan la inversión mientras no haya "seguridad jurídica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 2009