Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El artista Damien Hirst rechaza ser académico

El controvertido artista Damien Hirst, conocido en todo el mundo por sus animales conservados en tanques de formol, no quiere ser académico. Así lo aseguraba ayer Charles Saumarz Smith, secretario y director ejecutivo de la Royal Academy of Arts, institución fundada en 1768 por el rey Jorge III de Inglaterra. Hirst sigue la estela de otros artistas, como Lucian Freud, Howard Hodgkin o Paula Rego.

El rechazo del enfant terrible del arte británico no ha sorprendido, aunque la academia consideró su nombre después de que el año pasado otra artista con halo de polémica, Tracey Emin, se incorporara a la Royal Academy of Arts. Emin escandalizó a la opinión pública británica cuando presentó su propia cama, alborotada e invadida de desechos íntimos, como obra candidata al premio Turner.

El hecho de no ser académico no le impide a Hirst exhibir su obra en la institución. En la actual exposición de verano, de hecho, muestra una escutura de San Bartolomé desollado con la piel colgando de un brazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 2009