Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El catalán pierde peso como lengua habitual por la inmigración

El 36% de la población lo usa, 10 puntos menos que en 2003

El castellano es la lengua más hablada en Cataluña, el 45,9% de la población, frente al 35,6% que usa de forma habitual el catalán. El dato no es nuevo. Cuando en 2003 se presentó la primera encuesta de la Generalitat sobre los usos lingüísticos, el castellano superaba también al catalán; la diferencia, sin embargo, era menor: el 47,2% de castellano frente al 46% de catalán. La primera, sin embargo, también ha perdido terreno en estos últimos cinco años, el 1,1% menos de hablantes.

¿El motivo? El incremento de la inmigración. Los 623.947 inmigrantes registrados en 2003 en Cataluña se convirtieron en 2008 en 1,2 millones, el 36% de ellos procedentes de Latinoamérica con el castellano como lengua materna; el 30% llegaron de Europa, la mayoría rumanos, y el 25%, de África. Ello ha hecho que el 6,5% de la población tenga otros idiomas distintos del catalán o castellano, lenguas oficiales en Cataluña, como lenguas habituales de uso. La primera de ellas es el árabe, con 162.300 adultos, seguida del rumano (56.800), el gallego (36.500), el francés (31.100), el portugués (26.900), el inglés (22.100) y el ruso (20.200), entre otras.

Éstas son las conclusiones hechas públicas ayer en la presentación de la encuesta de sobre los usos lingüísticos en Cataluña correspondiente a 2008, conclusiones que destruyen mitos, como el de que el catalán es mayoritario en las comarcas centrales de Cataluña. Según la encuesta, las comarcas del Ebro es la zona de Cataluña donde más se habla catalán, el 72,8% de la población, frente al 27,8% de Barcelona y área metropolitana, donde se registra el porcentaje más alto del uso del castellano.

La zona donde hay mayor porcentaje de población que no habla ninguna de las lenguas oficiales son las comarcas de Girona, con el 10,9%, seguida de Camp de Tarragona, 10%, y el Alto Pirineo y Aran, también con el 10%, frente a Barcelona y su área metropolitana, con el porcentaje más bajo, el 4,9%. La población extranjera se concentra en las edades laborales, entre 15 y 44 años. La evidencia de que es posible vivir en Cataluña sin saber ninguna de sus lenguas oficiales supone, según el secretario de Política Lingüística, Bernat Joan, un peligro. "Es población que no está en igualdad de condiciones con respecto al resto de habitantes y existe el riesgo de que puedan crearse guetos", señaló.

Aunque la mayoría de la población declara entender, saber hablar, leer y escribir el catalán, estos conocimientos son inferiores a los porcentajes que obtiene el castellano, siempre por encima del 95%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de junio de 2009