Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ESCAPADAS

Donde Drácula se hizo perro

La pintoresca costa del norte de York inspiró a Bram Stroker y es lugar de peregrinaje de los 'góticos' británicos

Uno de los tramos más bellos de la costa británica, la bahía de Whitby, guarda entre sus límites acantilados una pintoresca población de calles adoquinadas, casitas de pescadores y ruinas cristianas. Una estampa de postal para un pueblo de 14.000 habitantes apretujado a ambas orillas del río Esk y envuelto por el parque nacional de los páramos del norte, North York Moors.

Varios de los pasajes de la más famosa novela de terror de todos los tiempos describen algunos de los rincones de Whitby y las vistas del mar desde sus acantilados. Las tormentas que hicieron naufragar decenas de barcos frente a estas costas sirvieron a Bram Stoker para narrar el naufragio de la goleta rusa Demeter, que trajo a Drácula hasta el puerto de Whitby, donde se perdió en la noche convertido en perro. Los 199 escalones, que desde el puerto llevan hasta la iglesia de Santa María y la abadía de Whitby, continúan tal como los describió Stoker. Las lápidas inclinadas hacia el mar, el atrio de la iglesia asomado al camino del muelle, los derrumbes del acantilado, las empinadas cuestas... el trayecto del perro negro hasta el cementerio permanece intacto desde hace más de un siglo.

Estos fragmentos de la novela han dado en los últimos veinte años un lugar privilegiado a Whitby en el mapa turístico. Las ganas de terror y vampiros han traído al pueblo a una de las modernas subculturas underground: los góticos. Nacidos en Londres hace tres décadas en las fiestas del club Batcave (la cueva del murciélago), los góticos han hecho de Whitby un lugar de peregrinación. El festival Whitby Gothic Weekend reúne dos veces al año, en abril y noviembre, la mayor concentración de góticos del Gran Bretaña. La música goth, post-punk, deathrock y dark indie despliega sus sonidos oscuros entre una muchedumbre nocturna, ataviada con ropas negras, caras pálidas y uñas largas, que refugia bajo sus capas una fascinación por lo diabólico y lo sacrílego.

Al final, como todo se convierte en moda, el que llegue despistado a Whitby puede reconvertir su aspecto en las muchas tiendas especializadas que salpican el pueblo. Ropa, colgantes, crucifijos, maquillajes, calaveras y hasta ataúdes son fáciles de adquirir para perderse en las noches vampíricas del pueblo que vio nacer a Drácula.

El puerto de esta villa ha reunido en sus cantinas desde hace más de mil años a la marinería de los pesqueros y balleneros. Whitby ha dado grandes navegantes, como el capitán James Cook, que no sólo se formó aquí como grumete sino que los cuatro barcos que utilizó en sus viajes por los mares del Sur fueron construidos en su astillero. Su alojamiento en Grape Lane se ha convertido en el Captain Cook Memorial Museum.

Pero Whitby es aún más antiguo: su puerto natural ya daba refugio a los navegantes de la época romana. Sin embargo, fue la construcción de una abadía católica en el año 657 lo que impulsó la fama de la localidad. Una princesa de la casa real de Northumbria recibió como regalo estas tierras con el propósito de que fundara una comunidad monástica, de la que nacería la primera abadía de Whitby. Este primer cenobio cristiano duró en pie lo que tardaron los vikingos en arribar a la costa y arrasarla doscientos años después. Las ruinas que ahora se alzan sobre los acantilados no son las que dejara la devastación vikinga sino las de la nueva abadía cisterciense levantada en el lugar en el siglo XIII, destruida por Enrique VIII a mediados del XVII y a la que los cañones alemanes terminaron por reducir a su esqueleto durante la I Guerra Mundial. Seguramente la lúgubre apariencia de la vieja abadía, difuminada entre las nieblas invernizas y sitiada por las lápidas del cementerio de Santa María, permitió dar rienda suelta a la imaginación de Stoker para escribir Drácula durante su estancia en el Royal Hotel de Whitby. Pero no sólo por el vampiro es reconocida la pequeña ciudad que es además, la meca del fish & chips. El plato que preparan en Magpie Café tiene renombre en todo el país.

La bahía de los bandidos

Tras el deleite nocturno es recomendable acercarse hasta un diminuto pueblo un poco más al sur: Robin Hood's Bay. Su conexión con el famoso personaje es un tanto dudosa, aunque los lugareños aseguran que aquí pasaba el héroe sus vacaciones de verano. Es cierto que en tiempos esta bahía fue refugio de piratas y contrabandistas. Las bodegas de sus casas arracimadas al borde del mar estaban unidas unas con otras por túneles, convirtiendo la aldea en el rincón más famoso del estraperlo inglés. El pueblo se conserva como entonces, con una empinada calle principal que resbala hasta el mar y un laberinto de callejuelas, plazuelas y escalinatas. Muchas de sus típicas casitas se han restaurado sin perder su apariencia añeja, para ser alquiladas. La antigua capilla de Wesleyan se ha transformado en una especie de museo etnográfico que revive la relación del pueblo con el contrabando y sus leyendas. Las mejores vistas de la bahía se aprecian desde los cercanos acantilados de Ravenscar, donde incluso se puede pernoctar en su faro reconvertido en hotel. Las casas de té de Yorkshire son famosas por sus infusiones y su repostería, y en The Old Bakery Tea Room se puede disfrutar de todo esto acompañado de buena música

Ayuda a otros lectores con tus recomendaciones a planificar su escapada

Guía

Cómo llegar

» Jet2 (www.jet2.com) de Barcelona a Leeds por unos 130 euros, ida y vuelta.

» KLM (www.klm.es) vuela de Madrid a Humberside desde 210 euros, ida y vuelta.

» A los tres aeropuertos de la zona -Leeds, Robin Hood y Humberside (www.leedsbradfordairport.co.uk, www.robinhoodairport.com, www.humbersideairport.com)- se llega en vuelos baratos desde ciudades como Alicante, Palma de Mallorca o Murcia.»

Información

>> Oficina de Turismo de Gran Bretaña (www.visitbritain.es).

» Turismo de Yorkshire (www.dispuestoapecar.es).

» Parque nacional de los Páramos del norte (www.northyorkmoors.org.uk).

» Turismo de Whitby (www.visitwhitby.com)

Comer

» Magpie Cafe (www.magpiecafe.co.uk). 14 Pier Road, Whitby

Visitas

» Captain Cook Memorial Museum (www.cookmuseumwhitby.co.uk) Grape Lane, Whitby. El museo abre de 9.45 a 17.00. Precio de entrada, 4,60 euros.

» Whitby Gothic Weekend (http://wgw.topmum.co.uk) El festival de música toma la ciudad del 30 de octubre al 1 de noviembre. Entrada 47 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de junio de 2009

Más información