El PP e IU rescatan la 'pinza' en la Asamblea para sacar adelante la nueva Ley de Cajas

Más de ocho horas duró ayer el pleno de la Asamblea de Madrid. Lo más interesante ocurrió al inicio de la sesión, a las cuatro de la tarde, y al final, pasada la medianoche. Nada más empezar, el pleno modificó la Diputación Permanente, lo que permitió dar de baja a dos de los diputados imputados en la trama Gürtel, el ex consejero Alberto López Viejo y el ex portavoz adjunto Benjamín Martín Vasco.

Pero el plato fuerte vino en el último punto de la sesión: la votación de la reforma de la Ley de Cajas. Al final, ocurrió lo esperado. PP e IU rescataron la pinza para sacar adelante el texto legal. Sumada la mayoría del PP, a los votos de IU, el dictamen de la ley recibió 76 votos. En contra se posicionó el PSM (39 votos), pese a que básicamente la nueva reforma -la última se votó el pasado diciembre- consiste en adaptar la reforma a las exigencias del recurso al Tribunal Constitucional interpuesto por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Más información

Hubo intentos de acuerdo hasta última hora. A media tarde, se celebró una reunión entre la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, y la presidenta regional, Esperanza Aguirre, en la que se habló de Caja Madrid y de financiación. Sin embargo, la ministra se negó al acuerdo en la ley, tras recordar a Aguirre que el PP no aceptó en comisión ninguna de las enmiendas socialistas, según fuentes del PSOE.

Durante el debate, el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, explicó toda la tramitación que ha sufrido esta ley, dirigida, dijo, "a la estabilidad de la Caja". En su intervención, el portavoz adjunto de IU, Miguel Reneses, fue muy duro con la reforma anterior, porque no hubo "pluralidad y consenso" y reclamó que volviera ese espíritu a la Cámara. "Ésta no será la ley que haría IU, pero tampoco es la que presentó Esperanza Aguirre", argumentó.

En cambio, el diputado socialista Adolfo Piñedo recordó que las reformas están fundamentadas en "una batalla cruel por el control entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón, que se ha traducido en la inestabilidad de la Caja".

En su reunión con la ministra, Aguirre también trató el tema de financiación. La presidenta pidió a Salgado que el Gobierno reconozca el incremento de un millón de personas que ha experimentado la región en los últimos años (de 5,4 millones a 6,3) a la hora de diseñar el modelo de financiación autonómica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de junio de 2009.

Lo más visto en...

Top 50