Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra trama de corrupción salpica a Ginés

Un testigo dice que el dueño del burdel Flowers sobornó al 'sheriff' de Coslada

Los vasos comunicantes entre Barcelona y Madrid en la trama de los prostíbulos Riviera y Saratoga llega hasta Ginés López, según la declaración de un testigo. Estos dos burdeles fueron clausurados por orden judicial hace dos meses y medio. En el caso están imputadas una veintena de personas, cinco de ellas entre rejas. Algunos de ellos son policías a los que se acusa de cobrar dinero de los dueños de los prostíbulos a cambio de advertirles de que se iban a producir redadas. Ahora se sabe que un testigo declaró hace unas semanas en el juzgado que investiga el caso que el propietario del local Riviera de Castelldefels, Barcelona, Antonio Herrero, también sobornó al jefe de la policía local de Coslada, Ginés Jiménez Buendía, para lograr la absoluta impunidad en el funcionamiento del burdel Flowers, del que era propietario y situado en la población de Las Matas.

Jiménez Buendía, conocido como el sheriff de Coslada, está procesado por crear una red de extorsión con algunos de sus subordinados en la policía de Coslada. Según el relato del testigo, hubo varias reuniones entre Ginés y el propietario del Riviera en las que aquel percibió importantes sumas de dinero por tolerar el funcionamiento del prostíbulo Flowers. Esos encuentros, según relató el testigo, se produjeron en un asador de Madrid propiedad de Herrero.

La juez de Barcelona Elisabet Castelló estudia ahora si remite esa declaración a los juzgados de Coslada o Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de junio de 2009