Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Más salario y más cultura, menos obesidad

El 25% de los niños tiene sobrepeso - El modelo de ciudad también influye

Es más fácil que el hijo de unos padres que ganan mucho dinero sea delgado. Igual que lo es si los progenitores tienen mayor nivel formativo. Aunque médicamente el sobrepeso es consecuencia de un balance entre las calorías ingeridas y las gastadas, plantear así el asunto es muy reduccionista. Los factores sociales también influyen, como acaba de poner de manifiesto el estudio Thaos.

El trabajo ha medido el peso, altura y condicionantes de 8.880 niños de 3 a 12 años. Es parte de un programa que empezó hace dos años en cinco ciudades: Aranjuez (Madrid), Castelldefels (Barcelona), Sant Carles de la Ràpita (Tarragona), San Juan de Aznalfarache (Sevilla) y Villanueva de la Cañada (Madrid). Y las primeras conclusiones son claras. En general, un 25% de los niños tiene sobrepeso, pero el reparto es muy desigual. La ciudad con la mayor renta por habitante (24.100 euros) de las cinco presenta, con un 14,9% de sobrepeso y obesidad, el menor índice. En cambio, el exceso de peso roza el 30% en la ciudad con menor renta (8.800 euros). Una correlación similar se da entre nivel de estudios de los padres y gordura de los niños. Los universitarios tienen, en general, hijos más cerca del peso ideal.

Esta primera oleada de datos se va a completar con otros (origen, sedentarismo) en la próxima edición del estudio, para la que habrá datos de 40.000 niños de 32 municipios, ha dicho el director del programa, Rafael Casas.

Este psiquiatra admite que la relación entre tipo de colegio y peso (en la pública, un 25% de los niños tiene sobrepeso; en la concertada, es el 21%; en la privada, el 15%) es consecuencia de la renta y educación de los padres (lo normal es que a los centros privados vayan los de más renta). "La calidad de los menús escolares está muy regulada y ha mejorado muchísimo", indica. Casas por eso cree que no hay contradicción con los últimos datos presentados por el Ministerio de Sanidad, que indicaban que no había diferencias en la calidad de los menús.

En cambio, el director señala las conclusiones sobre el tipo de ciudad. En las más verticales aumenta la tasa de obesos. Esto puede estar relacionado con el nivel de renta (los más ricos viven en urbanizaciones), pero también con la mecanización (ascensores) y costumbres sociales (hay que caminar menos para quedar con los amigos). Éste es un factor sobre el que incidirá el próximo estudio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 2009