Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada tres valencianos será de origen extranjero en 2022

El Ceimigra estima que en 13 años habrá 1,8 millones de inmigrantes y que son "una necesidad imperativa" para compensar la caída de la natalidad

La inmigración es una "necesidad imperativa" para mantener el modelo de mercado, laboral y social vigente, que se tambalea por el envejecimiento de la población. El coordinador del Observatorio Valenciano de la Inmigración, Luis Díe, presentó ayer el Informe Anual de las Migraciones e Integración 2008, elaborado por la Fundación Ceimigra (integrada por la Generalitat y la Compañía de Jesús) y destacó el carácter coyuntural de la crisis frente a la migración que "se mantendrá porque la necesidad demográfica es estructural y permanente". El trabajo apunta escenarios demográficos de futuro y traza una radiografía de la situación de los inmigrantes por sectores.

DEMOGRAFíA Inmigración o envejecimiento

Tras la crisis "la necesidad de nuevos inmigrantes será mayor"

La fotografía actual de la población en la Comunidad Valenciana muestra un 17% de población extranjera -unos 840.000- dividida en dos grandes grupos con condiciones laborales y de vida muy distintas: comunitarios -y dentro de éstos, los pertenecientes a la Europa de los 15- y extracomunitarios.

La misma imagen en 2022 muestra un 28,8% de extranjeros, que alcanzarán la cifra de 1,8 millones. De ellos, la mayoría serán ciudadanos extracomunitarios (el 54%), lo que invertirá la situación actual, ya que los procedentes de la UE representan actualmente el 52%.

Esta estimación es la más plausible de los cinco escenarios barajados en el trabajo, unas proyecciones que se han elaborado, básicamente, a partir de la evolución de tres variables: natalidad, mortalidad y afluencia de inmigrantes. Este supuesto, el intermedio de los cinco, parte de la estabilidad de estos factores -1,7 niños por mujer, tasa de mortalidad media entre 2000-2006 y 100.000 nuevos inmigrantes anuales-.

El aumento de población que recoge esta estimación entre los años 2007 y 2022 es del 36% y se concentra en los grupos de menores de 15 años y mayores de 65. De hecho, en la situación hipotética de que se sellaran las fronteras y no entrara ni un solo extranjero hasta el año 2034, con las actuales tasas de natalidad y mortalidad, harían falta 4,1 millones de personas en España para mantener la viabilidad del sistema. "Este envejecimiento, el peso cada vez más fuerte de los mayores y el débil nivel de la natalidad de los españoles piden la entrada de gente joven en la Comunidad Valenciana", destaca el trabajo. En 2032 la tasa de inmigrantes sería del 35%.

EDUCACIÓN Segregación de hecho

Existe una segregación de hecho en el acceso a la educación por parte de los inmigrantes. La aplastante mayoría de estos alumnos cursan estudios en la red pública: el 87%, frente al 13% que asisten a centros concertados y privados. La cifra es superior a la media estatal, del 83%, y se eleva al 92% en la provincia de Castellón y al 94% en Alicante. "Es una situación tan desigual que no deben ser aceptables", indicó ayer el coordinador del estudio, "corremos el riesgo de educar a los niños que acuden a centros privados y concertados en una sociedad que no es real". Además, el informe recuerda que la concentración excesiva en determinados centros de alumnos no españoles "es y ha sido un factor de exclusión social en numerosas ocasiones". Y subraya que se ha de hacer frente a la gestión de la diversidad en las aulas "lo contrario conduce a la segregación y, en el peor de los casos, a la marginalización y exclusión".

TRABAJO Mercado laboral segmentado

El documento destaca dos cuestiones. Por un lado, pese a la crisis, se mantiene la segmentación del mercado laboral en lo que respecta a los inmigrantes ya que "personas con nacionalidad española siguen sin estar interesadas en acceder a determinados puestos de trabajo", como son "la recogida de cosechas" y otros empleos. Por otro lado, en un escenario general de fuerte incremento del desempleo, la desocupación es más intensa entre la población inmigrante. El motivo básico es que la mayor parte de esta población esté empleada en puestos de trabajo de baja cualificación, por ello precarios, y más vulnerables. De esta forma, la tasa entre extranjeros ronda los siete puntos por encima de la población total.

Junto a estas apreciaciones, el informe advierte de que, tras la crisis, "los analistas prevén que la necesidad de nuevas personas migrantes será mayor", por lo que recomienda abordar este escenario a medio plazo para estar preparados.

VIVIENDA Vulnerabilidad y falsos mitos

La falta de programas de acceso a una vivienda digna provoca que los trabajadores extranjeros acaben acudiendo a barrios marginales ya deteriorados, donde pueden hacer frente a los alquileres. Ello alimenta la asociación entre inmigración y deterioro social, pero además se traduce en una mayor vulnerabilidad entre la población inmigrante.

Varapalo al contrato de integración francés

El mes de enero pasado, la Consejería de Inmigración comenzó a impartir el denominado compromiso de integración. Esta iniciativa es una versión descafeinada del contrato de acogida e integración francés, que representa el principal instrumento de la política de integración de la Administración dirigida por Nicolas Sarkozy y que recibe un fuerte varapalo en el Informe Anual sobre Migraciones. "No es el instrumento adecuado ni como planteamiento, ni como objetivo de éxito de la integración y cohesión social", recoge el informe.

Es verdad que el valenciano y el francés no son programas gemelos. El original contractualiza las relaciones sociales con los inmigrantes a través de un documento administrativo que, además, es obligatorio. Debe ser firmado por todos los extranjeros a los que se permite permanecer en Francia o por quienes entran de forma regular y tengan entre 16 y 18 años.

El valenciano fue perdiendo fuelle y rigidez a medida que avanzaba la iniciativa hasta convertirse en un simple cursillo voluntario sobre conocimientos de historia valenciana o de derechos y deberes, que tiene aplicaciones muy limitadas para quienes lo obtienen.

Sin embargo, algunas de las observaciones que el informe plantea sobre el programa francés son aplicables al compromiso impulsado por el consejero de Inmigración, Rafael Blasco. Por ejemplo, en las que se hace referencia a la unidireccionalidad. "La integración no puede ser en una sola forma y un solo sentido. Por el contrario, la integración deberá ser plural y bidireccional, es decir, que implique a todos los actores de la sociedad receptora, incluyendo las iniciativas de las organizaciones de inmigrantes y de los grupos menos favorecidos de la sociedad".

Luis Díe, coordinador del informe, defiende la conveniencia de las estrategias de acogida. Pero respecto a los modelos de integración plantea la necesidad de extenderlos a todos los extranjeros, no solo los comunitarios. E incluso a los españoles y a grupos sociales vulnerables, como gitanos o población marginal.

Estimación 2022

- Población extranjera: El informe apunta a que habrá 878.075 habitantes comunitarios (el 13,2%) y 938.312 extracomunitarios (el 15,6%).

- Población total: En la Comunidad Valenciana se alcanzarán los 6.634.171 habitantes.

- Recomendaciones: "Es imprescindible y urgente explicar a la gente la necesidad y los beneficios de la inmigración, pero también que los inmigrantes tienen derechos que deben ser garantizados".

- Envejecimiento de la población: La mayoría de la población tendrá más de 45 años, aumentará el peso demográfico de los mayores y veremos una caída muy importante de los menores de 15 años que se agravará después de 2022.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 2009

Más información